García de Paredes en medio de una plantación tabaquera / HOY

«El tabaco es un cultivo sostenible que conserva el suelo», afirma José García de Paredes

Además de la importancia social y económica para la zona, el jefe del Área de I+D+i de Cetarsa destaca su aportación al mantenimiento del suelo agrícola

ELOY GARCÍA

José García de Paredes defiende que el tabaco es un cultivo sostenible, ante las recientes críticas que ha recibido en sentido contrato.

-A lo largo de los años, ¿qué influencia ha tenido el cultivo del tabaco en la conservación del suelo agrícola?

-El cultivo del tabaco se asienta en gran parte en zonas edafológicamente degradadas y poco productivas. De ahí que juegue un papel fundamental en el mantenimiento del suelo fértil, evitando la erosión, cumpliendo con las exigencias de la huella hídrica y manteniendo activa la vida microbiana como base de partida en la preservación del medio ambiente y de la biodiversidad propia de las diferentes zonas.

- ¿Cuál es el paso técnico más importante que habéis dado en los últimos años como apoyo al cuidado del medioambiente?

-Ya hace unos años, y ahora de forma más intensa por las exigencias de nuestros clientes y por normativas comunitarias, decidimos cambiar la forma de cultivar pasando de una agricultura convencional -la cual no pone límites a la hora de aplicar las diferentes técnicas de cultivo principalmente en lo referido a fitosanitarios- a una agricultura sostenible, la cual en el uso de fitosanitarios de síntesis es especialmente minuciosa y exigente, limitando su uso en la línea que marca la propuesta del reglamento de la Comisión Europea. A la agricultura sostenible la podemos considerar como el paso previo a la agricultura orgánica o ecológica, lo que siempre hemos conocido como agricultura tradicional. A ello debemos añadir las exigencias de los clientes, que nos exigen un control estricto no solo en el seguimiento de las buenas prácticas agrícolas, sino que también en el cumplimiento social de los derechos laborales de los trabajadores.

-¿Qué aporta la agricultura sostenible?

-Nos lleva a mejorar la eficiencia de los recursos naturales mediante acciones directas, que Cetarsa, desde su departamento de I+D y el asesoramiento a los agricultores, está trasladando al cultivo del tabaco con un conjunto de acciones técnicas necesarias para preservar los diferentes ecosistemas. Como un plan de mejora genética con el desarrollo de variedades de tabaco con resistencia múltiple a las plagas y enfermedades más comunes, el mantenimiento de la actividad microbiana del suelo o las rotaciones en producción integrada, que son un componente básico para disminuir la presencia de plagas y enfermedades. También planificando un plan de riegos siguiendo las necesidades reales de agua o reduciendo al mínimo la utilización de fitosanitarios químicos o de síntesis. Todos estos conceptos técnicos que nos aporta la agricultura sostenible se llevan a cabo gracias a la existencia del cultivo del tabaco. Sin él, nos encontraríamos en una situación complicada por falta de alternativas rentables como consecuencia de la falta de fertilidad de los suelos.

-Para finalizar, ¿qué aporta el cultivo del tabaco al Campo Arañuelo y la Vera?

-Es el sostén económico y social de amplias zonas sin alternativas a corto y medio plazo, fijando población en áreas de la España vaciada y siendo, a la vez, coparticipe a la hora de facilitar un microclima a través del cual colabora en el mantenimiento de los diferentes ecosistemas, aportando positividad al cambio climático y protegiendo al medioambiente.