PP y PSOE se intercambian reproches en el pleno por su gestión sobre el tren

Los manifestantes llegaron hasta la estación de Renfe /MAM
Los manifestantes llegaron hasta la estación de Renfe / MAM

Adif asegura que «no contempla» levantar ningún muro de 5 metros, sino la instalación de pantallas de metacrilato de 2,5

Miguel Ángel Marcos
MIGUEL ÁNGEL MARCOS

El paso de la línea del tren de alta velocidad por el casco urbano provocó la primera discrepancia seria de la legislatura en el pleno entre el portavoz municipal del PP, Jaime Vega, y la alcaldesa, Raquel Medina, por los reproches que se intercambiaron sobre qué han hecho unos y otros para evitar que se construya en superficie. Fue en la sesión que se celebró minutos antes de la manifestación promovida por la plataforma No al Muro para pedir el soterramiento, que reunió a cerca de un millar de personas.

Tanto el portavoz popular como Valentín Tomé, de Unidas por Navalmoral, se interesaron en el turno de ruegos y preguntas por las reuniones que ha mantenido el Ayuntamiento con Adif (el Administrador de Infraestructuras Ferroviarias), si estuvieron presentes los técnicos municipales, si éstos han elaborado algún proyecto del soterramiento, si la situación la conoce el presidente de la Junta de Extremadura y qué opina o si se han presentado alegaciones.

Medina recordó que el paso del tren por el casco urbano se decidió durante los gobiernos de Rafael Mateos y que si se ha dado a conocer la problemática es porque ellos sacaron el proyecto del «cajón donde se guardaba» sin que se hubiese hecho ninguna mejora. Por el contrario, aseguró que su equipo de gobierno ha mantenido varias reuniones con Adif, en las que han estado los técnicos municipales y de las que siempre han informado, además de plantear el tema al pleno.

En esas reuniones insistió que siempre han defendido el soterramiento, pero al mismo tiempo, por si no es posible, se han ido introduciendo numerosas mejoras en el proyecto en superficie.

Sus argumentos no convencieron a Jaime Vega, que quería conocer la postura del Ministerio sobre este asunto, pidiendo que constara en acta que la alcaldesa le retiraba la palabra, señalando ésta que no había más turnos para dar vueltas sobre lo mismo, y que además estaban en ruegos y preguntas.

A la manifestación

Al finalizar el pleno la práctica totalidad de los miembros de la Corporación se unieron a la manifestación que recorrió el centro de Navalmoral exigiendo el soterramiento, en un ambiente festivo. Terminó en la estación de Renfe, donde esperaron la llegada de dos trenes, y más tarde en el parque municipal con la lectura de un manifiesto y la actuación de varios grupos locales.

Derribo simbólico del muro
Derribo simbólico del muro / HOY

En el manifiesto, que leyó el periodista Felipe del Castillo, se pide a Adif que paralice la redacción del proyecto en superficie por los perjuicios que supondrá y que elabore uno nuevo que contemple el soterramiento, sin modificar el trazado.

Los organizadores de la movilización también dejaron claro su «firme compromiso en defender hasta las últimas consecuencias que lo más sostenible, permeable, seguro e integrador pasa por el soterramiento», además de mostrar su voluntad de trabajar con todas las instituciones, colectivos, asociaciones y población de Navalmoral y de las comarcas vecinas para que la inversión económica planteada «no genere un futuro empobrecido».

No hay muro, es un panel

Un soterramiento que descarta Adif por cuestiones medioambientales y técnicas y por el retraso de varios años que supondría, al tiempo que destaca las mejoras que se han ido incorporando al proyecto inicial.

Pero sobre todo aclara que «no contempla la construcción de ningún muro de 5 metros de altura, tal y como se viene especulando, sino la instalación de pantallas o barreras con una altura de 2,5 metros, realizadas en metacrilato translúcido y con una cuidada integración paisajística, con la misión de garantizar la seguridad de la explotación ferroviaria y de los ciudadanos».

En la manifestación estuvieron dirigentes de todos los partidos políticos con representación municipal. Entre ellos de Ciudadanos, cuyo grupo parlamentario en la Asamblea de Extremadura ha preguntado a la Junta por el «impacto urbano del proyecto del tren de altas prestaciones», además de rechazar el famoso muro «porque estamos para construir y unir y no para dividir».