Jaime Vega, portavoz municipal del PP / MAM

Opinión

El gobierno socialista copia el programa popular, dice el PP

El último ejemplo es, según aseguran, llevar a La Gota un centro de empresa e innovación, que ellos propusieron en la campaña del 2019

GRUPO MUNICIPAL POPULAR

La falta de gestión e ideas del equipo de gobierno le obliga a copiar las propuestas del programa electoral del Partido Popular y consolidar su gestión.

Si en la anterior legislatura toda la armada socialista mantuvo que La Gota, el Teatro del Mercado y el multiusos eran 'obras faraónicas' que para nada servían, todos hemos podido comprobar que sin estos edificios singulares Navalmoral habría encogido mucho más. Son estas infraestructuras las que han permitido mantener el pulso a esta ciudad.

La Gota, una obra reconocida arquitectónicamente a niveles nacional e internacional, sufrió innobles críticas del gobierno local socialista, que mantuvo este edificio sin actividad durante más de un año largo. Una falta de uso que atentaba contra los principios de economía y buena gobernanza por los que debe regirse la administración local.

Bajo la consigna de menospreciar la gestión de este partido, los socialistas locales orquestaron otra campaña contra esas infraestructuras, dijeron que 'no eran suyas' y que no iban a invertir en ellas ni euro. Y así fue, pero además multiplicaron el daño porque dejaron perder dos ayudas de Diputación: una de 150.000 euros para musealizar La Gota y otra por importe de 18.000 euros, al no tramitarla en plazo, razón por la que tuvimos además que pagar la correspondiente sanción Mientras cerraban a cal y canto el multiusos porque no tenía acústica, oiga, y los toros no nos gustan.

Con ese planteamiento, y el triste estado de la ciudad, pese a que en 2015 recibieran las arcas llenas; el gobierno socialista sólo puede presumir de apelmazada natfalina en sus armarios, donde aún no llega la primavera; y de un fondo vengativo, propio de quienes niegan por todos los medios la participación y cogestión en los asuntos municipales a esta oposición, a la que ocultan informes negativos de los técnicos municipales sobre el muro o teme que el Tribunal de Cuentas examine su gestión, como reconoció la alcaldesa en el último pleno.

El Teatro del Mercado también sufrió el furibundo oleaje de estos negacionistas de la gestión pública seria y eficaz, que los equipos populares de Rafael Mateos desarrollaron ante el flagrante incumplimiento de la promesa del socialista Rodríguez Ibarra, quien en 2004 prometió a los moralos un teatro que nunca llegaba… como ocurre hoy con la UCI.

Empresa e investigación en La Gota

Nada valían La Gota, el Teatro y el edificio multiusos, al que bastaron unas indicaciones técnicas para demostrar que nunca tuvo una mala acústica; y, ahora que iniciamos el año, esta izquierda sin ideas, vuelve a parasitar el programa electoral de este partido para anclar en La Gota empresa e investigación o, lo que es lo mismo, invertir en futuro, aunque nos acusaran de que ésta era otra propuesta irreal.

En fin, confiamos en que sepan desarrollar nuestra preciosa iniciativa y Navalmoral crezca con ella, como creció con los tres edificios singulares que tanto molestaban a este socialismo de guardería al que también irritan las cruces.