Pedro Fernández con el portavoz adjunto, Juan Máximo Villar / Jandro

El portavoz municipal niega que la Policía Local esté abandonada

Pedro Fernández, agente en excedencia, considera que es el área del Ayuntamiento al que más atención se ha prestado en los últimos años

Miguel Ángel Marcos
MIGUEL ÁNGEL MARCOS

El concejal de Seguridad Ciudadana y Movilidad, Pedro Fernández -agente en excedencia- negó con rotundidad el jueves que la Policía Local esté «abandonada» por el gobierno municipal, como ha denunciado la plantilla en un comunicado. En su opinión es «todo lo contrario», al ser el área del Ayuntamiento al que más atención se ha prestado en los últimos años recuperando derechos que se habían perdido, dotándoles de nuevo material, pagando productividad o cubriendo las vacantes existentes.

Lo primero que hizo el también portavoz fue reconocer el trabajo realizado por los agentes, en especial en el momento más duro de la pandemia, al tiempo que lanzó un mensaje de «tranquilidad y seguridad», a lo que no contribuyen, en su opinión, las «informaciones sesgadas» que se han transmitido.

A partir de ahí enumeró las actuaciones llevadas a cabo por el equipo de gobierno para mejorar sus condiciones. Desde la dotación material, con nuevos vehículos, etilómetros, cámaras de vigilancia o un dron, «siendo de los mejor dotados de la región», hasta un plan de formación o el reconocimiento económico en forma de productividad, habiendo pagado unos 70.000 euros desde el año 2019 hasta hoy.

También para completar una plantilla disminuida por jubilaciones -en especial tras la aprobación de la ley que permite hacerlo a los 60 años-, agentes en segunda actividad o bajas médicas. Según detalló, ahora mismo hay 24 agentes de los 35 que componen la plantilla. Un número con el que cree posible prestar servicio las 24 horas los 7 días de la semana.

Ahora bien, si entre los 17 agentes de turno se producen cuatro bajas médicas, y la mayoría en el mismo turno, «es muy difícil poder cumplir los cuadrantes y en momentos puntuales puede haber un solo agente». Otros seis están en segunda actividad.

A fin de evitar esas situaciones se han convocado doce plazas para cubrir las vacantes existentes. De las siete primeras que se sacaron dos quedaron desiertas. Hace unos meses se convocaron cinco más, estando en la recta final el proceso de selección de los aspirantes que, una vez elegidos y tras pasar por la Academia de Seguridad Pública de Mérida, se incorporarán en verano.

Entiende las reivindicaciones

A preguntas de los informadores, el concejal de Seguridad Ciudadana manifestó que entiende las reivindicaciones, «mientras sean justas y razonables», pero que no puede compartir algunos de los párrafos del comunicado de denuncia. Sobre todo cuando se dice que el gobierno municipal miente o no cumple sus compromisos, que insistió están en marcha, como la actualización de la Relación de Puestos de Trabajo (RPT) o el nuevo convenio, pero que llevan su tiempo y un largo proceso administrativo que se ha complicado con la jubilación del secretario, además de una pandemia en medio.

En el fondo de la denuncia pública que han hecho Pedro Fernández ve la demanda de trabajar menos horas y percibir un mayor salario. Algo que aseguró ahora mismo no es posible. Lo primero, porque no se pueden reducir las horas establecidas por ley y lo segundo porque todavía no está terminado el informe encargado a una empresa para elaborar la nueva RTP -«y lo sabe la plantilla»- ni finalizado el convenio que empezó a negociarse en octubre del 2019. Ambos determinarán las condiciones futuras de todos los trabajadores municipales, no solo de la Policía.

«Este comunicado no cambia nada, insistió. Vamos a seguir como hasta ahora, dotando a los agentes de medios para que presten el mejor servicio, incluyendo la construcción de una nueva jefatura, e incorporando más efectivos y mejorando sus condiciones en el momento que sea posible».

De todo ello tendrán conocimiento los portavoces municipales en una reunión que se ha convocado a primera hora de la mañana del viernes.