Los familiares de Vizcaíno ante la placa que da nombre a la plaza / MAM

Pepe Vizcaíno da nombre a la plaza donde se ubica la Cruz de los Caídos

El Ayuntamiento homenajea así a quien fuera constructor, tabaquero, inventor, gran carnavalero o creador de la asociación DYA

Miguel Ángel Marcos
MIGUEL ÁNGEL MARCOS

José Vizcaíno García, Pepe Vizcaíno, constructor, tabaquero, inventor, carnavalero y fundador de la asociación DYA (Detente y Ayuda), entre otras actividades, da nombre desde el viernes a la plaza en la que se ubica la Cruz de los Caídos, en sustitución de su denominación durante más de medio siglo, Sánchez Arjona.

Se encuentra, además, a escasos metros de la casa en la que vivió buena parte de su vida, en el Paseo de la Estación, como destacó su hijo César al agradecer la distinción hecha por el Ayuntamiento en el sencillo acto de descubrimiento de la placa, en presencia de la alcaldesa, Raquel Medina; de varios miembros de su equipo de gobierno, informadores y, sobre todo, familiares.

Medina recordó, primero, que se trataba de dar cumplimiento a un acuerdo del pleno para aplicar la Ley de Memoria Histórica en vigor, que conllevará el cambio de nombre de 17 calles, un paseo y una plaza. La de Pepe Vizcaíno.

«Creo que es un reconocimiento apropiado y justo, a una persona que todo el mundo de cierta edad y de varias generaciones, reconoce y vincula con nuestra localidad y con otras de alrededor como Talayuela, donde nació. Como alcaldesa, pero también como amiga de la familia y como morala, me siento orgullosa del legado que Pepe nos dejó».

La alcaldesa añadió que al hablar de Vizcaíno «nos podríamos tirar aquí una semana y media» por sus numerosos reconocimientos, méritos y acciones, «casi todas de manera altruista. Pero no hace falta que yo hable mucho, porque destacan por su indumentaria los voluntarios que nos acompañan de DYA, que, como es sabido, nació un día de la mente y de las ganas de ayudar de don José Vizcaíno».

El alma del Carnaval

Aunque al margen de esa labor social y altruista que realizaba, Raquel Medina quiso destacar su faceta carnavalera. «El alma del Carnaval», dijo, porque cada febrero «no había año que no saliese con su trabuco, con su sombrero cordobés y con ese cochecito que abría los desfiles. Hablar de Carnaval, es hablar de Pepe y de la familia Vizcaíno».

Para terminar, señaló que cada vez que pasemos por esta plaza, recordaremos a Pepe Vizcaíno, «que es como decir que es la plaza del pueblo de Navalmoral y de todas las gentes que amamos lo que representó en nuestras vidas».