Los participantes en los Jedes se emplazan para el próximo año

Los participantes en los Jedes se emplazan para el próximo año

Sonrisas, emoción y lágrimas en la despedida de los Juegos Extremeños del Deporte Especial

Miguel Ángel Marcos
MIGUEL ÁNGEL MARCOS

«¿Os ha gustado? ¿Lo habéis pasado bien? Pues el año que viene ¡más y mejor!». Así se despedía Joel, en representación del Taller Ocupacional, de los cientos de deportistas de toda la región reunidos al mediodía del viernes en el parque municipal en la clausura de los 35º Jedes, los Juegos Extremeños del Deporte Especial que se han celebrado desde el martes en Navalmoral.

El acto en el parque fue el colofón del Cross de la Amistad que tradicionalmente cierra los Jedes. Arrancó cerca de las once desde el pabellón Antonio Jara –centro de la actividad durante estos días- derrochando los participantes entusiasmo, alegría y efusivos saludos a los vecinos y visitantes que contemplaron su paso por las calles Antonio Concha y Urbano González Serrano, encabezados por la batucada Samvera.

«¡Qué bien se lo pasan, emociona ver cómo disfrutan!», insistían algunas de las mujeres presentes, sin saber que esa diversión no solo ha sido en los desfiles y en los deportes programados sino también en las actividades paralelas y en las fiestas que le han organizado.

La última, el jueves, se prolongó hasta la madrugada, para malestar de algunos vecinos del entorno por la música, pero para alegría de otros que se sumaron a la celebración

«Esto es una vez al año y tienen que disfrutarlo», comentaron a HOY, disculpando las molestias y rechazando esas críticas.

Agradecimientos

Ya en el parque tuvo lugar la entrega de trofeos y la clausura, tras la entrada 'triunfal' de las delegaciones de las asociaciones y centros de toda la región que han tomado parte. Los últimos los integrantes de A Tope, del Taller Ocupacional, como anfitriones por su 25 aniversario.

Alba y Joel abrieron las intervenciones
Alba y Joel abrieron las intervenciones / MAM

De ahí que fueran Alba y Joel, de APTO, los primeros en intervenir, para hacerlo después, muy brevemente, el padrino de los Juegos, el taekwondista Gabriel Amado; el director general de Deportes, Manuel Hernández, y la alcaldesa, Raquel Medina.

Amado dijo que se habían vivido unos días «magníficos». Manuel Hernández destacó el colorido del parque, y no solo por el color en sí, sino por la «alegría reflejada en los rostros», además de apuntar tres valores de los Juegos, la excelencia, la amistad y el respeto, en el deporte, pero también en la vida. Finalmente agradeció la labor de todos los colectivos, de los técnicos municipales y de la Junta, de la Corporación y de los voluntarios.

Un agradecimiento en el que insistió la alcaldesa por un «trabajo excepcional», añadiendo que se ha vivido una «semana inolvidable» y quiere estar en los próximos juegos. Es más, pidió que sean «otra vez aquí».