Un árbol y numerosas ramas caídas sobre la acera lateral del colegio / HOY

Padres del colegio El Pozón advierten que el mal estado de los árboles pueden provocar accidentes a los escolares

«Cualquier día matan a un niño. Todos los árboles del colegio El Pozón están medio pochos y sin podar, lo que provoca que cuando hace mucho aire o la lluvia es fuerte caigan ramas, algunas de un considerable tamaño, y hasta ejemplares enteros». Así lo denuncia uno de los padres del centro, al tiempo que pide que se retiren los restos para poder transitar por la acera con normalidad -que asegura lleva así desde el sábado- y que se poden o se corten los árboles en mal estado para evitar algún accidente grave.

REDACCIÓN