Borrar
El autor del texto, José Luis Pablo
En 1878 llegó el ferrocarril y el progreso a Navalmoral

En 1878 llegó el ferrocarril y el progreso a Navalmoral

El escritor moralo recuerda que se cumplen 140 años de dos importantes acontecimientos

José Luis Pablo sánchez

Jueves, 25 de enero 2018, 17:48

Necesitas ser suscriptor para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Ningún ferrocarril tuvo tanta polémica en el siglo XIX como el ferrocarril que se llamó del Tajo. Una vez más Extremadura estaba enfrentada. Badajoz quería una cosa y Cáceres otra.

En 1846, ya aparece un trazado con la idea de enlazar las dos provincias: Madrid-Toledo-Talavera-Trujillo-Mérida-Badajoz. Pero este proyecto no cuajó.

Tras un largo proceso de escritos, réplicas, contrarréplicas y veinte años de polémica, Badajoz consigue, al fin, que se hiciera el ferrocarril que quería, el del Guadiana por Alcázar de San Juan. Cáceres conseguiría el Ferrocarril del Tajo. Madrid-Torrijos-Talavera-Navalmoral. Es decir que en julio de 1878 ya se podía ir y venir a Madrid desde Navalmoral.

Para completar la línea hasta Valencia de Alcántara habría que esperar tres años más, siendo solemnemente inaugurado el 8 de Octubre de 1881 por los Reyes de España, Alfonso XII y Carlos I de Portugal.

La Compañía del Ferrocarril del Tajo, dejaría en la estación de nuestra población uno de los edificios más bellos y armoniosos de toda la línea.

La llegada del ferrocarril fue un invento revolucionario. Fomentó mucho el mercado y convirtió a Navalmoral en un importante centro comarcal.

Con la llegada del ferrocarril la población comenzó a crecer de una manera prodigiosa hacia la estación. Pronto, el primer plano realizado en 1850 se quedó pequeño. Al mismo tiempo comenzó a surgir un tejido industrial rico y variado que consiguió enriquecer y desarrollar aún más si cabe la villa.

Proclamación de la República

Por otro lado cabe recordar, que el 8 de Agosto de 1878, fecha de la que también se cumplen 140 años, Navalmoral tuvo una gran repercusión a nivel nacional al ser el lugar elegido por el Comandante Isidro Villarino, que con una veintena de soldados intentó proclamar la república. Fue uno más de los intentos golpistas que se produjeron en aquella época y que por supuesto también fracasó. La ágil pluma de Benito Pérez Galdós ya se cuidó de contar todas estas vicisitudes con ciertos tintes ácidos en sus Episodios Nacionales.

Pero volviendo al tema que nos ocupa. Uno tiene la sensación de que la historia se repite una vez más de una manera inexorable.

En Noviembre de 2003, se produjo en Figueira de Foz, Portugal, una cumbre hispano-lusa, dónde los dos gobiernos proclamaban a bombo y platillo que la conexión de la alta velocidad Madrid-Lisboa por Extremadura sería una realidad en el año 2010.

Después de tantos cambios, encuentros, desencuentros e intereses creados desde el 2003, me temo que otra vez serán 20 años perdidos, y que daremos por buenos si con ello se repite la gran transformación y cambio que se produjo en Navalmoral en la segunda mitad del siglo XIX.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios