Recreación de la megafábrica / HOY

Navalmoral espera con ilusión la gigafactoría de baterías

La asociación Comercio Moralo busca aglutinar a todos los sectores para planificar sus servicios ante la llegada de unos 3.000 trabajadores

Miguel Ángel Marcos
MIGUEL ÁNGEL MARCOS

Entre la ilusión y la cautela. Así han acogido los vecinos de Navalmoral de la Mata el anuncio de la instalación en el polígono industrial Expacio Navalmoral de una gigafactoría de baterías promovida por el grupo chino Envision y la empresa española Acciona con una inversión millonaria.

Ilusión por los 3.000 empleos directos que se prevé generará en varias fases y por la revolución que eso supondría para Navalmoral y para toda la región, cuando está cercano, además, el cierre de la central nuclear de Almaraz. Pero también hay dosis de cautela por los proyectos frustrados, como las fábricas de pañales, de muebles, de automóviles, de congelados...

Iván Hidalgo, presidente de Comercio Moralo / MAM

Los empresarios y comerciantes de Navalmoral empiezan, no obstante, a reorganizarse ante un proyecto con visos de ejecutarse. Iván Hidalgo, propietario de una tienda de material deportivo y presidente de la Asociación Comercio Moralo, ha recibido el anuncio de la gigafactoría «con los brazos abiertos».

«Es una gran noticia que esperamos que se lleve a cabo, lógicamente. Esta es la buena, después de tantos y tantos palos como nos han dado. Esto es como el cuento del lobo, que de tanto advertirnos, cuando viene no nos lo creemos. Lo esperamos como agua de mayo», explica

El presidente del colectivo empresarial avanza que ya han empezado a conversar entre los directivos para volver a hablar con los distintos colectivos existentes, como hostelería, construcción o talleres, para crear una asociación más grande o una federación y poder trabajar juntos «porque si la gigafactoría va a emplear a 3.000 trabajadores, se moverá todo. No solo a nivel de tiendas, sino la construcción y los servicios».

Julián del Monte, de inmobiliaria Del Monte / MAM

En el tema urbanístico incide Julián del Monte, de la Inmobiliaria del Monte, que asegura que desde que surgió la noticia ha empezado a moverse el sector.

«Sería muy bueno, ya que habría muchos puestos de trabajo y en sectores como el nuestro se prevé una subida importante, tanto del alquiler como de la venta. De hecho, ya se está notando. Se ve mucho interés. Las previsiones son muy buenas».

Eso sí, Del Monte advierte que ahora mismo la oferta inmobiliaria es escasa, dado que pisos de segunda mano y seminuevos quedan muy pocos. «Llevamos muchos años sin que se construyan promociones; además, los promotores buenos que había han desaparecido. Hay mucha rehabilitación y autopromoción, pero no bloques de viviendas. Si se construyera, con la gigafactoría se venderían rápidamente».

Roberto Machuca a la puerta de Muebles Machuca / HOY

Roberto Machuca, de la céntrica tienda Colchones y Muebles Machuca, está convencido de que el proyecto saldrá adelante y que Navalmoral está preparada para ser uno de los motores industriales de la región.

«Mi único temor es que los grupos ecologistas, que quieren convertir Extremadura en un parque jurásico, ralenticen el proyecto con subterfugios legales. El fanatismo ecológico no solo limita el desarrollo económico, sino el mismo sostenimiento del medio natural».

Esmeralda y Soraya, del bar Avenida / MAM

Menos optimista se muestra Esmeralda López, camarera del bar Avenida, quien dice que «hasta que no lo vea, no me lo creo. Pero si es cierto que llega a instalarse, habrá muchos puestos de trabajo, aunque también traerán a su propia gente», opina.