Protesta de No al Muro en la salida de la Vuelta Ciclista a España / MAM

No al Muro rechaza el apoyo de la directora general de Transportes al proyecto del tren en superficie

«Exigimos seriedad y no seguir apoyándose en un proyecto aprobado hace 10 años que la realidad urbana ha demostrado que es destructor», afirman

Miguel Ángel Marcos
MIGUEL ÁNGEL MARCOS

La plataforma No al Muro anuncia la próxima celebración de una sesión «pública y abierta» para explicar sus argumentos una vez escuchadas las manifestaciones de la directora general de Transportes, Eva María Sánchez, defendiendo el proyecto del tren de alta velocidad en superficie.

El colectivo no entiende que se apoye en un informe de ADIF «dónde se reconoce que se necesita un estudio hidrogeológico y que sin llevarse a cabo aventure e incorpore conclusiones y aporte simulaciones económicas, planos y secciones realizadas a mano alzada, incluyendo aspectos que no se precisan para un soterramiento, como una estación nueva soterrada».

Tampoco entienden que «se invente» una pérdida de fondos europeos a sabiendas que éstos no se pierden mientras se ejecute la obra o que «se invente» que la ingeniería actual no es capaz de ejecutar un falso túnel con las debidas garantías de seguridad y restitución hidráulica.

«¿Es que acaso donde se están realizando soterramientos ahora mismo no son capaces de resolver las afecciones ambientales?, se preguntan, para añadir que un cargo con esta responsabilidad debe ser más riguroso en sus afirmaciones, »máxime cuando se trata de 'apoyar« una gran inversión, de100 millones de euros, para cercenar una de las ciudades más importantes de la región».

En otro punto aseguran que un muro lo sigue siendo aunque se sustituya el ladrillo por metacrilato con pajaritos y vegetación.

«La valla actual también tiene vegetación y bien sabemos el obstáculo que trae consigo y toda la ciudadanía entiende que la llegada de un tren de doble vía y electrificado suponga, precisamente, superar esa barrera. ¿Acaso vamos a consentir que después de pedir un tren de velocidad alta y pasados 40 años en ello nos engañen con cualquier solución?. ADIF ha llegado a amenazar con dejar sin paradas la estación morala. Este organismo debe saber que en una sociedad democrática el pueblo debe ser escuchado».

Asimismo recuerdan que el tren ha traído a Navalmoral un desarrollo y una mejora urbana a lo largo de su historia.

«A través suyo se han diseñado y construido paseos y parques y en la situación actual de emergencia climática, y dada la trama urbana actual, debe seguir siendo respetuoso en su integración y proporcionar accesibilidad universal a peatones, bicis y vehículos. Apoyar un proyecto en superficie es justo lo contrario: impedir, dividir y segregar. Y esto bien lo saben en la Asamblea de Extremadura al aprobar leyes y reglamentos que el propio proyecto incumple».

Por todo ello No al Muro sigue pidiendo diálogo «hacia la única propuesta que respeta la legislación vigente con una inversión que para nada supone 180 millones más de presupuesto. Y la hemos estudiado con los propios ingenieros del proyecto en superficie, a quienes el soterramiento les pareció la mejor opción en vistas a mejorar los imponderables que deja sin resolver el tramo urbano en superficie».

Para terminar, la plataforma señala que tanto la política democrática como la ingeniería de infraestructuras de interés general «deben escuchar razones y argumentos técnicos y económicos. Un tren en superficie no se 'apoya' si no respeta ambos principios. El democrático y de los profesionales. Y en estos nos vamos a seguir apoyando para conseguir el soterramiento de los 1,8 kilómetros del subtramo Arroyo Santa María-Navalmoral de la Mata de la línea Madrid-Badajoz. Exigimos seriedad y no seguir apoyándose en un proyecto aprobado hace 10 años que la realidad urbana actual ha demostrado que es destructor y que deja al Ayuntamiento con una carga irreversible dado que las mejoras efectuadas no terminan de integrar el dinamismo social y económico de una ciudad que quiere seguir siendo viva y laboriosa. No estamos para despilfarrar recursos ni soluciones técnicas que no aporten mayor calidad de vida a los ciudadanos».