Juan Núñez delante de la versión ampliada de la obra / HOY

Juan Núñez recrea en una pintura los orígenes de Casar de Palomero

'Tres culturas en una aldea de frontera' adorna, a gran tamaño, la fachada del edificio de usos múltiples que se inauguró el sábado

Miguel Ángel Marcos
MIGUEL ÁNGEL MARCOS

El conocido pintor Juan Núñez-Romero tiene tras de sí una larga trayectoria artística, con decenas de obras colgadas en numerosas exposiciones, colectivas o en solitario, dentro y fuera de España. Pero aún así reconoce que pocas le han costado tanto esfuerzo como la que ha realizado recientemente por encargo del Ayuntamiento de Casar de Palomero para su recién estrenado edificio de usos múltiples.

Y no solo por el tamaño de la pintura, de 2x1 metros, sino, sobre todo, por la labor de investigación que tuvo que llevar a cabo previamente para conocer la rica historia de la población y plasmarla en bocetos hasta dar con la obra definitiva, de la que se ha hecho una réplica de 5x3,5 m. para adornar la fachada.

«Ha sido un trabajo arduo. El encargo lo tuve en enero o febrero por iniciativa de Eduardo Arrojo (profesor natural de Casar afincado en Navalmoral) y lo he terminado en junio. Me fui al pueblo, estuve tomando fotografías, incluyendo la sierra al fondo con el castillo. Eso ha perdurado en el tiempo, pero recrear una secuencia del Medievo, de los siglos XI y XII, ha sido más difícil, porque yo veía el pueblo como está ahora mismo», explica.

Tres culturas

Núñez añade que se trata de un municipio que tiene mucha historia y sus dirigentes querían que eso se reflejara en el cuadro con las tres culturas que convivieron en aquella época: judíos, mozárabes y cristianos.

«He tenido que tirar mucho de Internet, buscando fotografías de cómo iban vestidos. También he incorporado una cruz a la que tienen mucha veneración. Luego ha habido que rectificar varias veces hasta acertar con la orografía del terreno o con la altura del pueblo con respecto al castillo. Han sido un montón de correcciones hasta que dieron el visto bueno, pero ha merecido la pena porque ha gustado mucho».

Juan Núñez reconoce, para terminar, que la pintura, titulada 'Los orígenes de Casar de Palomero: tres culturas en una aldea de frontera', ha sido una experiencia nueva por cómo se ha hecho y por el lugar donde se muestra. En la calle y a gran tamaño, la versión ampliada, a la vista de vecinos y visitantes.