Centro infantil Nuestra Señora de las Angustias / MAM

El inicio del curso se retrasa en el centro de educación infantil Nuestra Señora de las Angustias

Madres y padres, enfadados, no entienden por qué se esperó hasta agosto para iniciar las obras que impiden comenzar las clases

Miguel Ángel Marcos
MIGUEL ÁNGEL MARCOS

Entre los más de 4.000 niños y jóvenes que han iniciado el nuevo curso en los colegios e institutos locales no se encuentran los alumnos del centro infantil Nuestra Señora de las Angustias. Se debe a la realización de unas obras de mejora, de las que, evidentemente, se alegran padres y madres, pero no entienden por qué se ha esperado a agosto para acometer los trabajos en lugar de empezar en junio, nada más finalizar el curso anterior.

«Debido a una mala planificación y gestión, el centro se encuentra en obras, lo que va a provocar que no se pueda iniciar el curso escolar con normalidad, complicando así la conciliación de la vida laboral y familiar para quienes trabajamos», explicó uno de los progenitores visiblemente enfadado, recordando, además, que se trata del único centro público de Educación Infantil de Navalmoral y ser varias decenas las familias afectadas.

Al mismo tiempo lamenta que el anuncio de que esto iba a ocurrir se hizo pocos días antes de comenzar el curso, «dejando a muchos padres y madres en la cuneta para poder conciliar», y que tampoco se comprometan a dar una fecha concreta para dicho inicio.

En opinión de este padre, se está negando el derecho a la educación en igualdad de condiciones a unos alumnos respecto a otros, «siendo responsabilidad de la Junta de Extremadura realizar una correcta planificación para solventar esta situación. Actualmente, la única comunicación nos llega a través de la directora, que insiste en que no puede ofrecer una solución ni inmediata, ni parcial».

Lo mínimo posible

Unas quejas por las que HOY preguntó a la propia directora, Pilar Mandado, quien entiende el malestar de los padres por una situación que se debe al retraso en la llegada de los materiales, en concreto el suelo, si bien asegura que están haciendo todo lo que pueden para que la situación se prolongue lo «mínimo posible». Eso sí, no se atreve a avanzar una fecha en la que los chavales puedan entrar en las aulas.

La obra salió a concurso por parte de la consejería de Educación y Empleo en algo más de 144.000 euros y consiste en distintas reformas, como carpinterías, patios, zócalos, suelos y caldera, con un plazo de ejecución de cuatro meses.

Tenía que haber empezado, como muy tarde, el 6 de julio y no lo hizo hasta mediados de agosto.