Trabajos de limpieza en el exterior de la instalación / HOY

La CNA incorpora 1.100 trabajadores adicionales en la recarga de la Unidad I

Tendrá una duración de 37,5 días, con la previsión de ejecutar unas 13.500 órdenes de trabajo

EUROPA PRESS

La Unidad I de la central nuclear de Almaraz se desconectó de la red eléctrica a las 00.00 horas de este lunes, 22 de noviembre, para iniciar los trabajos correspondientes a su 28ª recarga de combustible.

La recarga tendrá una duración de 37,5 días y para realizar las actividades programadas se han incorporado más de 1.100 trabajadores adicionales a la plantilla habitual de unas 70 empresas colaboradoras especializadas. La mayoría de estos profesionales proceden del entorno de Almaraz y del resto de Extremadura.

Se trata de una recarga «excepcional» que ha requerido su desplazamiento para tratar de «minimizar» la coincidencia con otras dos paradas (Ascó 1 y Cofrentes), «contribuyendo así al sostenimiento del sistema en un entorno como el existente actualmente», informan desde la central en una nota de prensa.

Además de la sustitución de algo más de un tercio de los elementos combustibles del núcleo del reactor, el programa de esta 28ª Recarga de la Unidad I contempla la ejecución de unas 13.500 órdenes de trabajo. Entre ellas destacan actividades de mantenimiento y actuaciones de mejora de la planta, así como la implantación de 23 modificaciones de diseño, algunas ligadas a requisitos y compromisos con el Consejo de Seguridad Nucleer.

Entre los proyectos más relevantes desde la planta se apuntan al montaje del nuevo anillo de sellado o la inspección visual de la vasija y de la tapa, así como la inspección exterior de las penetraciones del fondo de ésta.También se procederá al mantenimiento de los generadores diesel de la unidad.

Otras actividades destacadas serán la limpieza e inspección de los cambiadores de calor del sistema de refrigeración de componentes y la revisión general de la turbina de alta presión.

Igualmente, se mantendrán gran parte de las medidas de protección frente a la covid-19 de las anteriores recargas de combustible que han tenido lugar en la instalación.

Imprescindible

La central de Almaraz es una infraestructura «imprescindible», señalan, que garantiza un «servicio esencial» como es la energía eléctrica al país, gracias al «trabajo y compromiso de sus profesionales». En este sentido, cabe recordar que en el año 2020 la instalación suministró más del 6 % de toda la electricidad consumida en España.

Durante el actual ciclo la Unidad I de CNA superó los 40 años de operación comercial y ha logrado su segundo mejor registro histórico con 513 días de acoplamiento ininterrumpido a la red. Asimismo se destaca que la central acumula 824 días, y más de 5 millones de horas trabajadas, sin accidentes con baja.

«Con un riguroso sistema de control basado en evaluaciones externas y auditorias, la central de Almaraz es una instalación de referencia mundial, puntera tecnológicamente, segura y fiable», sostienen sus responsables.

En los últimos 10 años se han invertido más 600 millones de euros en la mejora de la seguridad, aumento de potencia, actualización, modernización y ejecución de los compromisos post-Fukushima.

Gracias a todo esto, la central nuclear de Almaraz es «aún más segura y tecnológicamente más avanzada que cuando inició su operación», insisten desde la planta.