La asamblea se celebró en la casa de cultura / Felipe

La Hermandad de Donantes de Sangre supera dos años complicados

El presidente destaca la entrega de los delegados en las poblaciones y la generosidad de los donantes para mantener las extracciones

Miguel Ángel Marcos
MIGUEL ÁNGEL MARCOS

«Durante el año 2019, pese a lo escaso de nuestros recursos, sobre todo económicos, hemos mantenido la propaganda móvil con megafonía en todas las colectas organizadas por el Banco de Sangre en el Área de Salud; hemos realizado las asambleas locales programadas y hemos intentado mantener el contacto con los donantes, alentándoles a la donación e intentando que sintieran que no nos olvidamos de ellos, consiguiendo realizar todas las actividades previstas».

Así lo dice el presidente de la Hermandad de Donantes de Sangre Campo Arañuelo, José Luis Fernández, en la memoria 2019/2020 que se entregó a los asistentes a la asamblea anual que el colectivo celebró el sábado en la casa de cultura, con muchos meses de retraso por culpa de la pandemia.

A pesar de todas esas dificultades en 2019 el colectivo logró «mejorar ligeramente» los resultados respecto al año anterior, con un incremento del 4,7% en el número de bolsas obtenidas, 2.551 unidades extraídas y 146 nuevos donantes.

Pero cuando hacían esos números, en marzo del 2020, hizo acto de presencia un «mal y no deseado invitado, llamado SARS CoV2, que además de llevarse por delante muchas vidas y saturar la capacidad de la atención sanitaria, obligó a que el Banco de Sangre emitiera medidas extraordinarias para poder seguir realizando las extracciones que se programaban».

Ahí cita la búsqueda de locales más amplios y ventilados, el cambio sobre la marcha del lugar de extracción por no reunir todas las condiciones exigidas, el mantenimiento estricto de los aforos, el control del uso continuo de las mascarillas o la desinfección de manos, así como tener que suspender algunas extracciones ya organizadas debido a peticiones de los ayuntamientos por brotes de surgidos en las poblaciones».

Frente a esa complicada e inédita situación Fernández destaca la respuesta de los delegados en las poblaciones del entorno y la «tremenda generosidad demostrada por los donantes, a los que el virus no ha podido detener, y que han hecho posible que casi logremos conseguir que se mantengan las donaciones en nuestro área de actuación, contribuyendo a mantener cubiertas las necesidades de sangre y derivados que se han presentado a lo largo del año»

Para terminar, tiene un cariñoso recuerdo para la persona «que más trabajó en la organización y puesta en marcha del Banco de Sangre de Extremadura y que ha estado al frente del mismo hasta finales del 2020, cuando pasó a la jubilación, el doctor José María Brull, con quien he tenido la oportunidad y satisfacción de compartir muchas horas y kilómetros trabajando en pro de la donación de sangre».

Extracciones y presupuesto

En cuanto a datos estadísticos, el equipo móvil de hemodonación obtuvo 2.504 extracciones en el año 2019 y 2.363 en 2020. Ese periodo se cerró con un déficit de 370,10 euros, mientras que el presupuesto para el 2021 asciende a 21.871,10 euros.

A la asamblea asistieron, entre otras autoridades, el consejero de Sanidad, José María Vergeles; el presidente de la Federación Extremeña de Hermandades de Donantes, Jesús Domínguez, y el primer teniente de alcalde, Alfredo Vizcaíno.