Quesos por camisetas

Quesos por camisetas

Roberto Guerrero repitió con el capitán del Linares el cambio que propuso al portero del Horta para fomentar la deportividad y el 'buen rollo' entre equipos y aficiones

MIGUEL CAMACHO

Un queso por una camiseta. Ese es el cambio que propone Roberto Guerrero en su canal de YouTube, La Mía Cabra, a los rivales del Moralo CP en la fase de ascenso a Segunda B. Y con ese reto, disfrazado de propuesta, el cabrero de profesión hermana a los clubes.

Sólo quiere que se hable de deporte, de fútbol; que las aficiones disfruten con lo que ocurre dentro del campo y también con la convivencia que se genera entre los seguidores fuera del rectángulo de juego. Nada más que eso, que es mucho. Deportividad clara y sincera del aficionado moralo.

Durante la temporada, Roberto acostumbraba a enviar mensajes de ánimo al equipo de Navalmoral a través de las redes sociales, deseoso, como todos, de volverlo a ver en una promoción de ascenso a la categoría de bronce. Llegado ese momento, tuvo la genial idea de plantear un cambio al guardameta del Horta, rival del Moralo en la primera eliminatoria. Su idea no era otra que fomentar el 'buen rollo' entre clubes y aficionados, siguiendo la estela del igualmente acertado y gracioso tuit en catalán del propio Moralo extendiendo la mano a sus adversarios catalanes, que se convirtió en viral a nivel nacional.

El cabrero propuso a Carles Santaló, alias Kolderiu como famoso 'youtuber', cambiar un queso por su camiseta. El portero aceptó y a partir de ahí, Roberto se transformó en otro 'youtuber'. Mucho menos mediático y a otros niveles, pero al fin y al cabo así se le podía considerar después de grabar en vídeo todo el proceso: petición, recibimiento y partido.

La entrega del queso, elaborado con la leche de sus propias cabras, acompañado por varios embutidos, fue recogida con expectación por la prensa y por la expedición del Horta. El empate sin goles del partido de ida dejó la eliminatoria abierta para la vuelta en Barcelona.

Con esa emoción y con los numerosos amigos que hizo, Roberto estaba obligado a devolver la visita. Dejó las cabras dos días y emprendió el camino. Su mensaje de humildad y deportividad caló hondo en el aficionado barcelonés y fue recibido casi como una 'estrella'. Todo fueron atenciones, como para el centenar de paisanos que acompañaron al Moralo en esa aventura.

Quesos a Linares

Además el resultado acompañó, vencieron los verdes por 0-1 y se clasificaron para la siguiente ronda. Su siguiente rival fue el Linares, un viejo y grato conocido en este tipo de luchas. Roberto no tuvo ninguna duda en volver a hacer lo mismo, cambiar uno de sus quesos por una camiseta. Eligió al capitán andaluz Jonathan Rosales para sugerírselo, dado que se lesionó de gravedad en la anterior eliminatoria y dijo adiós a la temporada. Propuesta aceptada.

El jugador tuvo que pasar por el quirófano esa misma semana y no pudo desplazarse a Navalmoral, pero el cabrero recibió su camiseta y a su vez le envió el queso. Pura concordia. Y otra vez todo quedó reflejado en un vídeo: el antes, durante y después del partido.

El triunfo por 2-0 del Moralo obliga al Linares a echar el resto en su campo con la ayuda de sus incondicionales para intentar alcanzar la eliminatoria final. Pero no estará solo. Volverán a desplazarse seguidores que confían en seguir con el sueño del ascenso. Y lo quieren hacer disfrutando con lo que vean dentro y fuera del campo, como Roberto, que estará allí saludando a sus amigos linarenses, grabando otra gesta de su equipo y de sus ya famosos quesos.