Las entrevistas de José Luis PdE

«El día de mi debut en 2ª División B, cumpliré un sueño», dice el árbitro moralo Jayro Muñoz

«El día de mi debut en 2ª División B, cumpliré un sueño», dice el árbitro moralo Jayro Muñoz

Con 21 años, se ha convertido en el tercer árbitro extremeño más joven de la historia en ascender a la categoría

JOSÉ LUIS PDE

Con 21 años se ha convertido en el tercer árbitro extremeño más joven de la historia en ascender a 2ª B, y en el primer nacido en Navalmoral en conseguirlo, ya que Leandro Martín García que lo logró en 1987, es natural de la población salmantina de Ledrada, a pesar de llevar la mayor parte de su vida en el municipio.

Compagina el arbitraje con su último año de estudios del Grado de Derecho en Cáceres, además practica atletismo y es cinturón negro Primer Dan de Karate. Nos habla de su trayectoria y experiencias como árbitro y permite que le conozcamos un poco mejor a nivel personal.

–¿Cuál es tu punto de partida en el arbitraje?

–Jugué en la Escuela Morala de Fútbol durante 8 años, desde prebenjamín hasta infantil. Tras un entrenamiento, mi compañero Yassine Mamdouh me sugirió que pasara por la delegación, y allí me presenté con mi padre una fría noche de noviembre de 2010, con 13 años.

¿Puedes resumirnos tu trayectoria desde entonces?

–Tras siete temporadas en las categorías regionales, consigo quedar primero en 1ª División Extremeña y doy el salto a 3ª División con 19 años. En mi primera temporada en 3ª División, siendo el más joven de la categoría quedo de nuevo el primer clasificado pero no consigo ascender. La temporada pasada cumplo mi objetivo, ascendiendo a 2ª División B con 21 años.

¿En algún momento de tu carrera arbitral hay un antes y un después?

-Sí, en 2016 me quedo a las puertas de 3ª División con 18 años, un verano de muchas reflexiones. Pero el 7 de septiembre de ese año cambia todo, debuto de asistente en Copa del Rey con Carlos Sánchez Laso. Él es uno de los «culpables» de lo que he hecho estos tres últimos años, siempre le estaré agradecido.

¿Tienes algún referente en el mundo arbitral?

–Jesús Gil Manzano, ha conseguido dar una «vuelta de tuerca» más al arbitraje.

¿Qué cualidades consideras que debe tener un buen árbitro?

–Considero que un buen árbitro debe ser íntegro, que es el arte de ser nosotros mismos, mantenernos fieles a nuestros principios; además, deber ser carismático, que es la cualidad que nos permite mostrarnos a los demás como personas seguras de sí mismas, seres valientes con capacidad de tomar decisiones cuando quizás lo fácil es no hacerlo y abstenerse.

¿Cuál es tu objetivo actual, qué aspiraciones tienes en este ámbito?

–Todos los años me marco el mismo objetivo, hacer la mejor temporada de mi vida.

¿Cuánto tiempo dedicas en general al arbitraje?

–Pienso en el arbitraje 24 horas los 365 días del año, es uno de mis defectos. Para la preparación física me apoyo en Manuel V. Ordiales, entrenador nacional de atletismo del club Arte Físico y lo complemento con el kárate gracias a mi sensei, Daniel Fernández. Echo unas 15 horas semanales, casi las mismas en formación teórica, pero sin duda, donde más tiempo invierto es en preparación de partido, intento llegar al domingo sin dejar ningún elemento al azar.

¿Cuántos kilómetros puedes correr en un partido?

–Alrededor de 12 kilómetros.

-Vas a comenzar tu décima temporada como árbitro. ¿Con cuál de los 572 partidos que llevas te quedas?

-Me quedo con mi debut en 2ª División B, ese día cumpliré un sueño.

¿Cuál dirías que es la clave principal de tu éxito?

–Partiendo de la base que no me considero una persona exitosa deportivamente hablando, creo que la clave es la actitud.

¿Cuál es tu mayor defecto? ¿Y tú mayor virtud?

–Mi mayor defecto es que algunas veces no estoy a la altura de mí mismo. Y mi mayor virtud es que cuando consigo estarlo alcanzo cosas muy grandes.

¿Cuál es la mayor satisfacción que te ha reportado esta actividad?

–Sin lugar a dudas, conocer a mucha gente y muchos lugares. Vivir.

¿Cuál dirías que es la peor experiencia que has tenido en este tiempo?, ¿has sentido miedo de ser agredido en alguna ocasión?

–Lamentablemente viví en directo una agresión a un compañero. A pesar de ello, nunca he tenido miedo en un estadio de fútbol.

¿Propondrías alguna estrategia para erradicar la violencia?

–Tenemos que partir de la base de que es un problema social, los violentos no son aficionados al fútbol, y mucho menos deportistas. Considero que la educación es la solución, hay que educar a los pequeños y mayores a llevar una vida sana y feliz, no sólo se solucionarían los problemas en los estadios de fútbol...

¿Has aprendido algo en el césped que puedas utilizar en la vida diaria?

–Casi todo, un partido de fútbol es una representación de la vida, la gestión de las emociones es lo que más aplico.

¿Has pensado en alguna ocasión dejarlo?

–No.

Al hilo de la violencia contra los árbitros, ¿influyó esta en tu decisión de practicar kárate, tal vez para sentirte más seguro?

–No, mi decisión de practicar kárate es por mi padre, comencé con 14 años en el gimnasio Miguel Ángel. Este arte marcial es la base de mi vida, me da una quietud y un poso imprescindible para poder arbitrar.

–¿A partir de que categoría se puede vivir solo de arbitrar?

–A partir de 2ª División, junto a 1ª, son las dos categorías profesionales del fútbol español.

¿Han cambiado mucho las cosas desde que empezaste? ¿Qué opinión tienes sobre el VAR?

–Sí, el fútbol debe crecer a la par que la sociedad, prueba de ello es la inclusión del VAR, ha sido el cambio más importante de este deporte en su historia. En mi opinión ha sido una apuesta acertada y valiente, del siglo XXI y creo que se ha integrado perfectamente.

–¿Hay rivalidad entre los árbitros?

–Sí, hay competitividad sana, creo que es necesaria para que sigamos creciendo.

Al margen del deporte y los estudios ¿qué te gusta hacer en tu tiempo libre? Si es que lo tienes...

–El poco tiempo libre que tengo me gusta invertirlo en el arte de las artes, la tauromaquia. Alejandro Talavante es mi fuente de inspiración.

Y este rol de vida ¿qué tal se compagina con la vida familiar y las amistades?

–Lo compagino bien, son un pilar fundamental. Sin ellos no hubiese conseguido nada.

Cuéntanos alguna anécdota arbitral que no hayas podido olvidar.

–El último año que jugué en la Escuela Morala en la categoría infantil lo compaginé con el primer año de arbitraje. Mi delegado me designó un partido cadete de árbitro asistente en Aldeanueva de la Vera y esa misma mañana el entrenador del cadete me convoca para jugar ese partido porque hubo una lesión de última hora. Iba al partido de árbitro y de jugador...

Muchas gracias por tu tiempo Jayro y ¡enhorabuena! por esa magnífica trayectoria ¿Dirías algo para despedirte?

–Me gustaría dar las gracias al pueblo de Navalmoral de la Mata. Es un verdadero placer ir andando por la calle y que gente que conoces o con la que nunca has hablado te llame la atención y te felicite. ¡MIL GRACIAS!