Borrar
«El caballo es un animal muy noble estando domado», afirma Vidal Carreño MAM
«Aquí el caballo es el soberano, hay que cuidarlo a tope», dice Vidal Carreño

«Aquí el caballo es el soberano, hay que cuidarlo a tope», dice Vidal Carreño

Es el responsable de Dehesas Extremeñas, que el próximo año cumplirá cuatro décadas de existencia

Necesitas ser suscriptor para acceder a esta funcionalidad.

Lunes, 8 de julio 2024, 23:48

Necesitas ser suscriptor para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

La vida de Vidal Carreño, de 48 años, gira en torno a los caballos. Desde niño, cuando su padre creó hace casi cuatro décadas Dehesas Extremeñas. Tras el fallecimiento de éste, y la correspondiente formación, se hizo cargo del centro ecuestre, desde donde trata de fomentar la afición al caballo en la comarca y en toda Extremadura, siempre con el máximo respeto hacia el animal.

–¿Qué hacen en el centro?

–El nombre se lo puso mi padre representando a la zona que tenemos de dehesa. Y lo que hacemos son clases de equitación, rutas, doma de caballos y pupilaje. El plato fuerte son las rutas a caballos, de una o dos horas para principiantes y luego larga para gente con experiencia, que son una auténtica gozada, sobre todo en primavera y otoño por los paisajes que tenemos en Extremadura.

–¿Desde cuando lleva funcionando?

–Desde el año 1985 que empezó mi padre. Lo hizo en lo que es hoy la plaza de la Chimenea, da la que se tuvo que salir al empezar a crecer y estar en pleno casco urbano. Entonces nos trasladamos a donde estamos ahora, hace más de 20 años, junto al cordel. Y yo estoy desde chico. Estaba como un alumno más, montando y vi que este era mi mundo. Estudié hasta 3º de BUP y ya quise profesionalizarme en la equitación. Salí fuera a formarme, en Madrid, con un profesor inglés y dos años más con Leonardo Hernández. Ahí me formé bien y empecé a llevar yo la hípica.

-¿Cuantos ejemplares tenéis?

-Son 35 entre caballos, ponis, yeguas, potros.... En las instalaciones y en muchos praditos cercanos, porque nos gusta tenerlos sueltos en el campo. Siempre con mucho respeto. A los alumnos les insistimos que tenga respeto, limpiarlos, cuidarlos... Aquí el caballo es el soberano, hay que cuidarlo a tope.

-Habrá alguno ya veterano...

-Por supuesto. Alguno tiene 20 o 22 años, que están bien para trabajar, pero les damos paseos suaves, de una o dos horas, para jinetes inexpertos. Son caballos tranquilos, ideales para los que empiezan. A los veteranos no les damos caña. Los alumnos más avanzados montan los caballos nuevos, que son más fuertes.

-¿Son fáciles o difíciles de tratar?

-El caballo es muy noble estando domado. Con los animales que tenemos no hay ninguna complicación. Hombre, algunos son más fuertes y nerviosos, pero el caballo tiene una nobleza que si lo haces bien y lo domas, nunca te va a tirar, como piensa la gente. Si se cae uno es porque no sabe y no mantiene el equilibrio, pero no van a hacer por tirarte. En carreras o saltos si hay más peligro, pero en doma o paseo, no. Da gusto con ellos.

-¿Y qué tal llevan el calor que tenemos por aquí en verano?

-Lo aguantan mucho más que nosotros por el pelo y la piel. A veces los ves a las tres de la tarde echados en el suelo. Lo llevan bastante mejor que los jinetes.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios