Borrar
Alejandro Pérez en sus instalaciones en Casatejada HOY
«Antes había más beneficio con 100 ovejas que ahora con 400», afirma Alejandro Pérez

«Antes había más beneficio con 100 ovejas que ahora con 400», afirma Alejandro Pérez

Además de atender a sus ovejas, cultiva medio centenar de hectáreas de alfalfa, avena y pradera en Casatejada, que emplea en alimentar a su propio ganado

Eloy García

Martes, 20 de febrero 2024, 09:21

Necesitas ser suscriptor para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Además de atender a sus ovejas, Alejandro Pérez, vecino de Casatejada, cultiva medio centenar de hectáreas de alfalfa, avena y pradera, que emplea en alimentar su propio ganado.

-Lo suyo fue verdaderamente vocacional…

-Así es. Provengo de familia con tradición agrícola y siempre tuve claro que lo mío era el campo. Con 15 años dejé la escuela y me iba a ayudar, a cuidar las ovejas que tenía mi padre. Al fallecer, cuando tenía 20 años, me hice cargo de la explotación y desde entonces he ido creciendo. Pasé de las ovejas de carne a las de leche, porque vi que eran más rentables. Y así era hace 25 años, pero no ahora.

-¿Por qué?

-Porque todo ha cambiado muchísimo. Necesitas muchísima más producción para obtener el mismo dinero. Es cierto que tanto el precio de la leche como el de la carne ha subido algo en estos años, pero es que los gastos han subido muchísimo más. Al principio, cuando ordeñaba de rodillas y a mano, con 80 o 90 ovejas obtenía más beneficio que ahora. Para que te hagas una idea, hace 25 años obtenías más rendimiento de 100 ovejas de leche que ahora con 400.

-Así las cosas… ¿Se arrepiente de haber elegido esta profesión?

-Para nada, todo lo contrario. Estoy muy feliz de haberlo hecho, aunque al principio parte de mi familia tenía reticencias al respecto, por si no me salía bien, por las inversiones y demás. Además, en el campo, en la naturaleza, se está muy bien, es un trabajo que me ayudó a superar la depresión que padecí cuando falleció mi padre.

-¿Cuánto ha invertido en las últimas dos décadas?

-Pues entre la sala de ordeño que construí, compra de parcelas, los tractores, regadíos, etcétera, cerca de medio millón de euros.

-¿Cómo ha evolucionado en estos años, desde que se hizo cargo de la explotación?

-Pues además del cambio de ovejas de carne a leche, he crecido en número de cabezas, pasando de las 330 iniciales a unas 1.200, de las de casi mil son madres y 250 corderas de reposición. Actualmente tengo una producción de 600 litros de leche diarios y más de mil kilos de corderos para carne.

-¿Se plantea seguir creciendo?

-No. Tendría que cultivar más tierras para comida y necesitaría más mano de obra, pero no hay gente que quiera trabajar en esto. Ahora tengo tres empleados, y gracias a que están y siguen, porque te pones buscar a alguien y no lo encuentras, es imposible. Este trabajo no gusta a casi nadie. De hecho, dices que eres agricultor o ganadero y la gente te mira raro. A mi me ha pasado. Esa gente no sabe que este sector es imprescindible, el mundo se sostiene y come gracias a los agricultores y los ganaderos. Un ejemplo de que es un trabajo que la gente no quiere este trabajo es el caso de Casatejada. Hace 30 años había 24.000 ovejas y hoy en día solo quedan 4.000.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios