Fernández Vara apuesta por la transformación de la producción agraria de la región, incluido el tabaco

Fernández Vara en Navalmoral /MAM
Fernández Vara en Navalmoral / MAM

El presidente de la Junta compartió acto electoral con la alcaldesa y el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska

MIGUEL ÁNGEL MARCOS/EFE

El presidente de la Junta, y secretario general de los socialistas de la región, Guillermo Fernández Vara, dijo en la tarde del martes en Navalmoral que «se niega» a que en Extremadura haya producción sin transformación de los productos agrarios y que en ese objetivo se trabaja desde hace tiempo y se ha avanzado mucho.

Incluso, según apuntó, en el sector tabaquero, del que no solo defendió su continuidad -aunque quizá con otras cantidades y otros planteamientos- sino que apostó por la trasformación en la zona en la que se produce. Y así se lo ha hecho saber a las multinacionales tabaqueras, a quien ha asegurado que en la Junta van a encontrar un aliado, «siempre que Extremadura sea importante para ellas».

Así lo manifestó en un acto electoral celebrado en la casa de cultura, en el que compartió escenario con la alcaldesa, Raquel Medina, y el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, defendiendo el proyecto del PSOE como «el único solvente y fiable».

En otro momento se refirió a la central nuclear de Almaraz, «la única esperanza de la derecha era que se cerrase para culparme, pero no esperaban que la actividad se prorrogase nueve años. Una prórroga que nos da tiempo para comenzar a preparar proyectos para Campo Arañuelo, que estoy convencido que en el futuro tendrá más puestos de trabajo de los que tiene ahora«.

Intervención de Grande-Marlaska en la casa de cultura
Intervención de Grande-Marlaska en la casa de cultura / MAM

Por su parte, Grande-Marlaska señaló que el domingo se decide «si queremos mirar al futuro o volver 40 años atrás. Hay que elegir entre un Gobierno razonable, fiable, que siga mirando a la cara de la gente para ver lo que quieren y llevarlo a la cosa pública, u otro veleta que piense y actúe según el momento, que mire para atrás en blanco y negro y a épocas que no nos gustan nada».

El ministro recordó que se cumplían cien días desde la llegada de la derecha al Gobierno de Andalucía «y ellos dicen que el pacto con Vox va bien, pero lo que se ve son más recortes sociales y más retroceso en las libertades. Por eso el 28-A nos jugamos mucho. Tenemos otra moción de censura. Tenemos que hacer una moción a esa derecha, a la desigualdad, a la corrupción, a la crispación y para que esas tres cabezas de la derecha sigan juntas pero en la oposición», defendió.

«El Gobierno de Pedro Sánchez y los socialistas lo que hacemos es fomentar la transparencia, la limpieza y la confianza en las instituciones. Pero también orillar la crispación, porque somos convivencia, dialogo, acuerdo, consenso...», subrayó.