Una de las batidas realizadas buscando a Rosalía, a la derecha / HOY

«Las esperanzas son escasas», dicen los familiares de Rosalía Cáceres

Bohonal de Ibor recordará el próximo día 21 a la vecina que desapareció hace dos años

MARÍA ÁNGELES FERNÁNDEZ

Ninguna novedad. Con esta noticia o ausencia de noticia llevan levantándose dos años las hijas y el hijo de Rosalía Cáceres, desaparecida en Bohonal de Ibor el 25 de mayo de 2020 mientras daba un paseo por los alrededores del pueblo.

«Para ellas aquel día se paró todo, es como si fuera ayer», comenta por teléfono Salvador Serrano, portavoz de la familia. Pero han pasado dos años. «Las esperanzas son escasas, la perspectiva es desalentadora», añade.

A pesar de la ausencia de indicios, Bohonal de Ibor y la familia de Rosalía Cáceres persisten. De hecho, bajo el lema 'Bohonal no se rinde' el próximo día 21 se ha organizado una marcha que recorrerá el camino que se supone hizo Cáceres antes de que se la perdiera la pista.

A las nueve de la mañana las personas que sumen saldrán de la casa de la cultura para ir hacia el paraje conocido como 'el Rosal', en la orilla del pantano de Valdecañas. Allí, como ya se hizo el año pasado, se colocará en una encina alguna pancarta o fotografía. Después, a las doce, habrá una concentración en la plaza del pueblo.

No hay novedades

Desde la anterior batida popular realizada hace un año, a Salvador Serrano no le constan movimientos destacados de la Guardia Civil: «No hay novedades, no sabemos que están haciendo».

Eso sí, cuenta que la semana pasada alrededor de una treintena de agentes de distintas unidades hicieron una batida por la zona conocida como 'el pibor', en la que se realizaron menos búsquedas ciudadanas los primeros días de la desaparición por lo complicado e inaccesible del terreno.

Ahora parece que los agentes han sectorizado la zona para ir analizándola poco a poco, cuenta Serrano, quien cree que esta labor no se hará de manera continuada.