Emotiva despedida del Festival de Circo con el premio a APTO

Los galardonados con los organizadores y la concejala de Cultura /MAM
Los galardonados con los organizadores y la concejala de Cultura / MAM

Los usuarios del Taller Ocupacional recogen el Nosolocirco 2019 antes del último espectáculo

Miguel Ángel Marcos
MIGUEL ÁNGEL MARCOS

Los saludos entusiastas al público, las sonrisas y los abrazos de los usuarios del Taller Ocupacional que recibieron el Premio Nosolocirco 2019 pusieron la nota emotiva en la clausura del VIII Festival de Circo Contemporáneo de Extremadura, que se celebró durante el fin de semana en Navalmoral, Talayuela y Jarandilla de la Vera.

En distintos escenarios de las tres poblaciones cientos de vecinos de todas las edades han podido disfrutar de 13 espectáculos protagonizados por una decena de compañías de distintos puntos de España, en una edición complicada desde el punto de vista organizativo y de fechas al realizarse en plena campaña electoral y coincidir con otros eventos multitudinarios, como la Ruta de los Ingleses.

En la última jornada, el domingo, la actividad se concentró en Navalmoral. Por la mañana en la plaza de La Chimenea con talleres circenses para pequeños y mayores y un montaje final a cargo de la compañía Circo La Raspa.

Montaje de Z Teatro en el parque municipal
Montaje de Z Teatro en el parque municipal / MAM

Por la tarde fue en el parque municipal con la percusión de Samvera; una propuesta medioambiental de los extremeños Z Teatro, 'Plasticoceno', y una combinación de música en directo, malabares y acrobacias de Rolabola, que ofrecieron algunos de los mejores momentos del programa con 'Rock Circk'. Un espectáculo con el que demostraron por qué recibieron hace dos años el Premio Nacional de Circo.

Premio a APTO

Antes de esa última actuación la concejala de Cultura, Nuria Flores, y dos representantes de la organización, José Antonio Maestro y Javier Ceballos, de la compañía Asaco Producciones, entregaron el Premio Nosolocirco 2019 a los integrantes del Taller Ocupacional por ser, según dijeron, un público «leal y fiel, siempre con una sonrisa y siempre dispuestos a colaborar», ya sea actuando, como han hecho en alguna ocasión para abrir el festival, o colocando o retirando material cuando ha sido necesario.

En esta edición el galardón ha sido una medalla individual en lugar del habitual trofeo. Aunque para los chicos y chicas de APTO el verdadero premio fue el cariñoso aplauso que recibieron de los espectadores presentes.