Borrar
La única palmera sana de la zona que queda en la plazuela de la cigüeña HOY
¡Despierta Navalmoral!

Opinión

¡Despierta Navalmoral!

Nuestro pueblo está adormilado, anestesiado, impasible, comatoso, muerto, ante esta sinrazón

Fernando Alfonso Velasco, vecino preocupado

Miércoles, 28 de febrero 2024, 19:09

Necesitas ser suscriptor para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

23 de febrero, viernes, mañana soleada. Mis amigos de la plataforma cívica pacifista No al Muro, Sí al Bulevar, me abordaron en las inmediaciones del Jardincillo. «Échanos una firma para una petición dirigida al Sr Puente, el ministro de Transportes».

No lo dudé ni un instante. Departimos con otros vecinos durante un ratino, y les puse al tanto de las novedades en mi barrio, el agujereao, el pinturrajeao, el talao, en obras permanentes. La tarde anterior dos operarios se dejaron caer por las inmediaciones de la plazuela que ya se cae a trozos, uno máquina de medición en mano, y otro con su aerosol favorito. Dejaron en el asfalto unas marcas en forma de círculos, flechas y letras, nada bueno, pensé. Y de camino a casa, el mero hecho de oír el nombre del ministro me hizo rebobinar.

5 de febrero, lunes de esperanza. Encuentro en Mérida entre el susodicho y la presidenta de la comunidad. Nuestro gozo en un pozo. A preguntas de una joven periodista sobre el soterramiento de las vías del tren a su paso por nuestro pueblo, el alto/altivo señor de Valladolid se despachó a gusto. Para acceder a la grabación de dicha conferencia de prensa, recurro a Luís Moral, periodista de raza radiofónico y moralo hasta los más ocultos pensamientos. En poco más de un minuto la sentencia de muerte está dictada. Y dice así:

«Tema de Navalmoral. En este momento la ejecución del tramo viario que atraviesa ese término municipal está en un estado de ejecución superior al 50 %, por tanto en este momento reconsiderar la operación y apostar directamente por el soterramiento, supondría una paralización, y por tanto un retraso que ciframos en no menos de 5 años...ummmmmmm, ¿Qué podemos hacer? Y es lo que la presidenta nos ha pedido y lo que vamos a estudiar... Vamos a intentar estudiar el proyecto de integración que hay en este momento y ver en qué medida podemos mejorarlo... siendo consciente de que la reconsideración que tomemos en torno al proyecto si tiene algún obstáculo de carácter normativo, nos puede retrasar enormemente, entonces compatibilizando la normativa con el proyecto existente, vamos a ver de que manera podemos mejorarlo».

Y claro, esa semana, desde el viernes, todos nos zambullimos, en mayor o menor medida, en el mundo mágico del Carnaval moralo, y esto quedó en el olvido. Y cuando pasaron las celebraciones, a otra cosa, mariposa.

Salvo que los integrantes de la plataforma inconformista tuvieron un gesto hacia los árboles que están junto a la zona de juegos del parque municipal. Hasta allí se trasladaron para colocarles unos abriguitos en señal de solidaridad con los condenados a muerte.

Ejercicio de comprensión lectora

Pero volvamos a la perorata ministerial y hagamos un sencillo ejercicio de comprensión lectora. Palabras inquietantes: «...en un estado de ejecución superior al 50%». Pero señor ministro, ¿Quién le ha vendido a usted esta moto? Los que están siguiendo minuto a minuto esta salvajada me dicen, que según qué tramos, como mucho, alguno se acerca al 30%.

Seguimos: «...un retraso que ciframos en no menos de 5 años...». ¡Genial! Si tenemos en cuenta que desde el límite de la provincia de Toledo y hasta la capital española no hay ni proyectado ni licitado un sólo kilómetro de vía, y si se dice que el tramo Badajoz-Madrid proyecta abrirse en el 2032 , pues, ¡joder, podemos soterrar!.

Esta fue la única alegría que el tarangallo nos dio: su información se alejó muy mucho de los «10 o 15 años» que otros labios del mismo color, de manera catastrofista e interesada, habían proclamado no hacía mucho tiempo en rueda de prensa en Expacio Navalmoral.

Y dejo para el final lo vacío de contenido, lo hueco, lo, eso sí, políticamente correcto: «vamos a intentar estudiar... y ver en qué medida podemos mejorarlo... vamos a ver de que manera podemos mejorarlo...» .

Claro que en esa reunión había prioridades: el baipás de Mérida, la variante de Zafra, el puente de Cabezuela del Valle, el primer tramo de la autovía Cáceres–Babajoz, el túnel de la Dehesa de Terzuelo… El soterramiento se trató de rahpajilón, y hasta tal punto fue pecata minuta que nuestro alcalde no fue invitado a este encuentro.

Mientras tanto, hoy, el movimiento de tierras incesante continúa, el monstruo amarillo no cesa de taladrar el suelo moralo, el batallón fosforito no descansa ni los sábados, y la última gracia es que la zona infantil de juegos del parque municipal ha sido clausurada ante la inminente llegada de nuestros amiguitos de Adif, que están pisando el acelerador a fondo para que cuando el señor ministro tenga a bien recibir a la comisión suicida, llevándole las firmas conseguidas, la moto alcance ya el 60 o 70 %, y sólo nos quede ir ultimando el entierro.

Las marcas en el suelo avanzan los trabajos a realizar
Las marcas en el suelo avanzan los trabajos a realizar HOY

Esta noche he sacado a Floyd a dar su paseo y he pasado por la zona en cuestión. Allí están enjaulados los árboles con su chal puesto, y la zona de juegos enlutada esperando su mutilación. Y he vuelto a ver a nuestro más vivo símbolo de resistencia: la única palmera sana de la zona que queda en la plazuela de la cigüeña, que ha sobrevivido al pulgón rojo, y hoy se yergue lozana, a la espera de su futuro.

Nuestro pueblo está adormilado, anestesiado, impasible, comatoso, muerto, ante esta sinrazón. Hoy, más que nunca, tenemos que unirnos con determinación y sin fisuras, levantarnos y manifestarnos y exigir una solución real, y no dejar a las generaciones futuras un lugar intransitable e inhabitable, una futura ciudad partida en dos. Creo que no nos lo perdonarían nunca. La pesadilla debe parar.

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios