El Moralo empieza a sudar

El Moralo empieza a sudar

Varios jugadores están a prueba para intentar convencer a Pastelero, que desde el primer día inició trabajo con balón

MIGUEL CAMACHO

Un mes después de su último partido oficial, el Moralo CP volvió a la carga. Ese es el tiempo que ha transcurrido de una temporada a otra para el club verde. El miércoles comenzó su nuevo proyecto sin el anterior cuerpo técnico y sin once de sus jugadores.

A las órdenes del nuevo entrenador, José Diego Pastelero, acompañado por su segundo, Óscar Castillo, y los preparadores físicos Javier Bonilla 'Mini' y de porteros Cristian García, continúan de la pasada campaña el guardameta Diego García, los defensas Suso y Lolo, los mediocampistas Sergio Gómez, Nombela y Sergio Alonso, y los atacantes Yoni y Rubén Rivera, además del regreso de Rulo.

A ellos se les ha unido, por el momento, Chavalés (Mérida), Aarón (Plasencia), el senegalés Ibou (Pulpileño), Luis Lozano (Mancha Real), el centroafricano Jojo (Coria andaluz), el cancerbero argentino Bonansea (Belgrano) y el guineano Keita Junior (Coria andaluz). Se está a la espera de, quizás, dos incorporaciones más para completar el plantel.

Además, varios jugadores están a prueba para intentar convencer a Pastelero, que ya desde el primer día inició trabajo táctico con balón, acciones del juego con ejercicios enfocados a potenciar el físico.

Primeros partidos

Después de la primera semana de carga de trabajo, el miércoles 24 será la primera toma de contacto con los partidos amistosos jugando ante su filial, el juvenil en horario de entrenamiento. El primer test serio del verano será también en el municipal frente al Rayo Vallecano B, equipo puntero del grupo madrileño de Tercera, a partir de las 21.00 h. el sábado 27. A continuación le llegarán al Moralo otros seis encuentros previos al inicio liguero en casa con el Jerez.

En otro orden de asuntos, el club de Horacio López ha anunciado que en apenas media semana de venta de abonos ya se han superado los 300, lo que muestra el interés del aficionado de cara a intentar volver a jugar la promoción de ascenso.