Los cuatro socorristas de la piscina de Saucedilla se dan de baja por los insultos y amenazas de algunos usuarios

Piscina municipal de Saucedilla /HOY
Piscina municipal de Saucedilla / HOY

La alcaldesa, que no comparte los motivos, ve un «cierto boicot» para cerrar la instalación y algún trasfondo político

Miguel Ángel Marcos
MIGUEL ÁNGEL MARCOS

La piscina municipal de Saucedilla está teniendo un complicado final de la temporada de baños al haberse dado de baja los cuatro socorristas contratados para este verano, lo que ha obligado al Ayuntamiento a incorporar a dos nuevos para no perjudicar a los vecinos cerrando la instalación antes de lo previsto, el día 15. El motivo de esas bajas son los insultos y amenazas que aseguran vienen recibiendo de manera reiterada por parte de algunos usuarios.

La situación la ha desvelado Extremeños, el partido que ganó las elecciones municipales de mayo pero que no gobierna ante el pacto que hicieron PP, PSOE y Unión de Ciudadanos Independientes, y a quienes acusa de no haber tomado medidas para solucionar los problemas existentes.

«Durante los meses de verano, los socorristas han estado sometidos a gamberradas, insultos y amenazas de algunos chavales. Por eso pidieron soluciones al actual equipo de gobierno, teniendo incluso reuniones con la alcaldesa, la cual ha hecho caso omiso a dichas solicitudes», dice en un comunicado.

Ante esa situación, según señala el grupo regionalista, los cuatro socorristas han presentado una denuncia por amenazas e insultos a su persona de forma reiterada, además de tener que acudir al servicio de Urgencias más de una vez por su estado de nerviosismo.

«Se han sentido desmotivados y desmoralizados, lo que finalmente ha hecho que se den baja laboral», apunta el concejal Iñaki Campos, que si bien reconoce que los causantes «son chavales están en una edad difícil de llevar», lamenta la «falta de interés que el equipo de gobierno ha tenido frente a estos problemas, ya que no han tomado medidas y no han hecho caso alguno a los socorristas».

No existen los motivos

La alcaldesa, la popular Paloma López, reconoce que a lo largo del verano ha ocurrido «algún hecho puntual» en la piscina y que es cierto que se han producido esas bajas, pero cree que «no existen» los motivos que han alegado para ello.

López explica que hay «mucho gamberro» y que entre los usuarios se encuentran dos hermanos «muy especiales». A uno de ellos le estaban haciendo 'aguadillas' varios jóvenes, ante lo que el socorrista de turno no intervino, parece que por las muchas veces que él ha hecho cosas similares. Al verlo intervino el hermano y hubo insultos hacia el socorrista, aunque después añade que también hubo disculpas. Entonces pidieron a los hermanos que abandonaran el recinto, pero no a los otros jóvenes que habían participado.

Días después tuvo lugar un nuevo incidente en el que se vieron involucradas unas 15 o 20 personas. Entre ellas, de nuevo, los dos hermanos, pidiendo los socorristas su expulsión y que no les dejaran entrar más.

Desde el Ayuntamiento se les dijo que se expulsaba «a todos o a ninguno» e incluso que les impidieran el acceso una semana, pero que pudieran volver después.

Sin embargo, y ante el solo hecho de que pudieran regresar a la piscina -pese a que su padre aseguró a la alcaldesa que no lo harían- los socorristas decidieron dejar su puesto, viendo ahí Paloma López «un cierto boicot» para que se cierre la instalación y hasta algún trasfondo político.

Todo ello ha obligado al Ayuntamiento a contratar a dos nuevos socorristas para los últimos días de la temporada y que los vecinos no se vean perjudicados cerrando antes de lo previsto.