Imagen de un cribado anterior / MAM

El PP considera una «inocentada inaceptable» lo ocurrido con los cribados en el hospital

«Si lo que quería el SES con el cambio es descongestionar el sistema, además de crear la mayor confusión, ha logrado lo contrario», afirman

Miguel Ángel Marcos
MIGUEL ÁNGEL MARCOS

El PP considera una «broma inaceptable» a los moralos el cambio, de un día para otro, de las normas para hacer cribados en el hospital Campo Arañuelo, y detalla lo ocurrido en un comunicado.

«Hace unas horas, el Área de Salud de Navalmoral reorganizó las pruebas de cribado para evitar las largas esperas. Pero la nueva norma no ha reducido las colas, pues eran tan largas como siempre y, además, ha provocado un innecesario tapón al negar en la puerta de acceso la realización de la prueba a quien no tuviera un volante de su médico de cabecera. Un nuevo requisito del que muchos no sabían su necesidad».

Con ello, a juicio de los populares, se ha «desautorizado la función de los rastreadores que, siguiendo los protocolos vigentes, habían programado para el martes las pruebas de aquellas personas que estuvieron en contacto con otra que hubiera dado positivo. Esta grave descoordinación entre servicios ha ralentizado el cribado y ha generado no pocas reclamaciones entre las personas citadas, algunas de las cuales llevaban a sus hijos en brazos; de las que, en ningún caso, es responsable el personal sanitario».

En otro punto añaden que algunas personas han tenido que irse -«pese a que fueron citados por los rastreadores»- sin entender lo sucedido, «sintiéndose víctimas de una pesada inocentada del Servicio Extremeño de Salud, que demuestra la falta de rigor e improvisación con la que incomprensiblemente se toman estas cosas, trasladando a la población un mensaje opuesto al que debiera darse desde los departamentos de salud pública».

Efecto contrario

Para terminar, el PP señala que su portavoz, Jaime Vega, ha sido uno más en esas largas colas, «comprobando in situ esta denegación de servicio a los moralos, que tendrán que acudir previamente a su médico de cabecera para obtener e volante, lo que ralentizará las pruebas y saturará los servicios de Atención Primaria. Si lo que se quería es descongestionar el sistema, además de crear la mayor confusión, ha logrado lo contrario».