Primeros contenedores que llegaron al ATI de Almaraz / MAM

Almaraz, con las piscinas de combustible al 90% de ocupación, tendrá nuevo ATI en 2026

El segundo Almacén Temporal Individualizado de residuos será cinco veces mayor que el actual, con capacidad para 100 contenedores

Miguel Ángel Marcos
MIGUEL ÁNGEL MARCOS

La Empresa Nacional de Residuos (Enresa) lleva más de un año planificando la construcción en la central nuclear de Almaraz de un nuevo almacén temporal para los residuos de alta actividad que genera en cada periodo de operación, tal y como HOY avanzó en su día.

El tema ha vuelto a reavivarse ahora al confirmarse que el VII Plan General de Residuos Radioactivos desestima definitivamente el Almacén Temporal Centralizado (ATC) previsto en Villar de Cañas, en Cuenca, y opta por almacenes individualizados en cada planta.

De hecho Almaraz dispone desde finales del 2018 de un Almacén Temporal Individualizado (ATI), con capacidad para 20 contenedores de 32 elementos cada uno. Ocupa una superficie de 2,5 hectáreas, de las que 3.700 metros cuadrados corresponden a una zona pavimentada y delimitada por un muro perimetral de 5 metros de altura.

Dentro está la losa sísmica de almacenamiento propiamente dicha, con unas dimensiones de 51 por 20 metros y un metro de espesor de hormigón armado. La previsión era completar esa losa en unos cinco años.

De ahí la necesidad de construir un nuevo ATI, que será cinco veces mayor que el actual al albergar hasta 100 contenedores, y que debería entrar en funcionamiento en el año 2026, garantizando así el almacenamiento de los elementos que genere la planta hasta el final de su actividad, en 2027 y 2028 según la Unidad. Con ello se podrán vaciar las piscinas de combustible como paso previo al inicio del desmantelamiento de la instalación.

Esas piscinas se encuentran ahora mismo al 90% de ocupación, como confirmaba a este medio el responsable de Relaciones Institucionales de la planta, Aniceto González, al ser preguntado por el anuncio de la desestimación definitiva del ATC de Villar de Cañas, que albergaría todo el combustible gastado del parque nuclear español, y al que se plantearon optar en su día algunos ayuntamientos extremeños, como el de Mesas de Ibor.

«En el caso de Almaraz, y debido a que la capacidad del ATI actual es de 20 contenedores, para un total de 640 elementos, solo podría albergar el combustible generado hasta la fecha prevista de cierre, años 2027 y 2028, por lo que se hace necesario, y así se contempla por Enresa, la construcción de otro almacén adicional con capacidad suficiente para alojar el combustible que todavía permanece en las piscinas de almacenamiento de ambas unidades».

Consejo de Ministros

Ese nuevo ATI se incluye en el paquete que pasó en el verano del 2021 por el Consejo de Ministros, al autorizar a Enresa un contrato para el «diseño, apoyo al licenciamiento, fabricación y suministro» de un sistema de almacenamiento de combustible nuclear gastado de las centrales de Almaraz, Ascó y Vandellós II (Tarragona) y Cofrentes (Valencia), con un importe de 220 millones de euros.