Borrar
Miguel Lirón ante la mirada de Rocío, presentadora del acto MAM
El Carnaval, un legado de libertad

Pregón del Carnaval 2024

El Carnaval, un legado de libertad

«Debemos sentirnos orgullosos de que, independientemente de quien gobierne, es una fiesta por y para el pueblo», dice Miguel Lirón

Miguel Lirón, pregonero del Carnaval 2024

Viernes, 9 de febrero 2024

Necesitas ser suscriptor para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

Es para mi un orgullo representar a mi pueblo en este pregón. Porque soy moralo de raíces y de corazón. Porque aquí está mi familia, mis amigos y una gran parte de mi vida.

Quiero rescatar el recuerdo de todos los que hicieron posible el Carnaval en el pasado y agradecer a los que estáis hoy, que alimentáis un año más con vuestra participación, esfuerzo e ilusión una fiesta que es reflejo de nuestra identidad y nuestra historia.

Navalmoral es un pueblo acogedor, que siempre ha recibido con calidez al forastero. A todo aquel que vino y aún viene a trabajar o a establecerse, y que encuentra entre nosotros a la familia elegida, al vecino que acaba siendo amigo, que termina por ser parte de nosotros mismos.

Igualmente recibimos al que acude a la llamada de esta fiesta grande, que siempre se marcha con el deseo de volver, con la mochila llena de recuerdos y risas, de nuevas amistades. Con una experiencia inolvidable.

El Carnaval nunca dejó de celebrarse en nuestra localidad. Lo que comenzó llamándose Ferias de Invierno, aquellos bailes de máscaras clandestinos, dieron paso, con la llegada de la Transición, a una explosión de libertad. Forman parte de mi infancia, en los años 70, las calles repletas de ilusiones renovadas, de crítica, reivindicación y diversión.

Todo el mundo se transformaba en quien quería ser por unas horas, una noche o una semana. Las noticias se convertían en broma y en parodia, sin más intención que arrancar una sonrisa que cada año se reinventaba, se revivía.

Personas y personajes que formaban parte de nuestro desfile, la clásica bellota, las majorettes, el coche de Vizcaíno, aquel Cantinflas casi idéntico al original, las puestas en escena de peñas como La Amapola, son ya parte importante de nuestra memoria.

Legado de libertad

Pero lo verdaderamente importante es que aquel legado de libertad ha continuado con nuevas generaciones. Debemos sentirnos orgullosos de que, independientemente de quien gobierne, el Carnaval, es una fiesta por y para el pueblo. Porque somos nosotros, los moralos y moralas, los que lo hacemos posible, los que lo ideamos y nos desvelamos con cada proyecto, los que, haciendo un importante esfuerzo económico, trabajamos duramente para que estas carrozas, comparsas o murgas se superen cada vez mas. Para que nuestras reinas luzcan sus mejores galas. Gracias por no rendiros.

Porque así conseguimos que nuestras calles revienten en ilusión y fantasía, dejando en la retina de locales y forasteros una explosión de color, este sentir desbordante de alegría y diversión que nos caracteriza.

Como muchos sabéis, forme parte de la Agrupación de Peñas, en representación de Los Amarillos. De aquella época me quedaron grabadas las palabras de una concejala, amiga de toda la vida y que hoy quisiera repetiros. «El Carnaval lo hacéis vosotros, el pueblo, yo simplemente administro». No hay más verdad que esa.

Con buen tiempo, lluvia o frío, los moralos y moralas os esforzáis durante meses para echaros a la calle, para reíros de vosotros mismos y compartir vuestro sentimiento, para demostrar las maravillas de trajes que sois capaz de tejer y elaborar, para disfrutar de esta gran fiesta.

Esa actitud, esas ganas, ese legado, es el que debemos transmitir. Como nosotros lo aprendimos de nuestros padres, que a su vez lo hicieron de nuestros abuelos, tenemos la obligación de continuar con la cadena generacional y perpetuarlo.

A nosotros nos corresponde conservarlo, cuidarlo y por supuesto, mejorarlo, para dejar a nuestros hijos y nietos la mejor herencia, la de compartir el trabajo y la alegría de estas fiestas que es tan nuestra y que aunque se celebre en otras partes del mapa, lleva nuestro sello propio. Sin duda el mejor Carnaval, siempre será el de Navalmoral.

El acto se completó con la coronación de las reinas
El acto se completó con la coronación de las reinas MAM

Hoy para los moralos y moralas carnavaleros, empieza el final del Carnaval 2024. Se acaban las juntas, las decisiones, los ensayos y pruebas interminables, los pinchazos, las quemaduras y esos momentos de complicidad compartidos bajo el nombre de una peña, por un mismo objetivo: que el Carnaval luzca en todo su esplendor.

Ahora solo queda dejarse llevar por una programación repleta de buenos momentos, de música, de planes, por esa marea de gente que nos arrastra y nos hace vibrar.

Que aquella letra de la gran Celia Cruz nos recuerde una vez más «Que no hay que llorar, Que la vida es un Carnaval. Y es más bello vivir cantando»

Coged lo primero que encontréis en vuestros armarios. Sed princesas, trogloditas, payasos o piratas, que los guapos se vuelvan feos, los hombres se conviertan en mujeres y viceversa... Todo tiene cabida en estas fechas... Echaos a la calle, bailar, reíd, divertíos hasta no poder más, para posteriormente rescatar ese dicho de «que nos quiten lo bailao».

Doy gracias a este Ayuntamiento por haber pensado en mi y darme la oportunidad de poner una pequeña aportación en la inmensidad de este espectáculo de luz y color, de ilusión que son nuestros carnavales, estos que tanto disfrutamos.

Y no olvidéis una cosa:

Estos carnavalitos son pa' nosotros,

los del año que viene, serán pa' otros

¡Os deseo un muy feliz Carnaval!

¡¡'Viva Navalmoral!!

¡¡'Viva el Carnaval 2024!!

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios