El homenajeado con su familia al finalizar el acto / MAM

«La agrupación local de Protección Civil goza de un gran prestigio, en buena parte gracias a su coordinador»

Así lo dijo la alcaldesa en el acto de entrega de la Encomienda de Oro a Eduardo Juliench al cumplir 30 años como voluntario

Miguel Ángel Marcos
MIGUEL ÁNGEL MARCOS

Eduardo Juliench, coordinador de la agrupación local de Protección Civil, recibió el viernes, de manos de la alcaldesa, Raquel Medina, la Encomienda de Oro de «mérito y reconocimiento a la antigüedad y constancia en el servicio como voluntario» concedida por la Asociación Nacional de Agrupaciones y Asociaciones de Voluntarios de Protección Civil de España (ANAV), al cumplir 30 años en el colectivo.

Asimismo se destaca que en todo momento ha mantenido un comportamiento honorable «prestigiando la imagen del voluntariado de Protección Civil».

Poco más que añadir a lo que dice la Encomienda. O mucho, a tenor de las palabras que pronunciaron en el acto, celebrado en el salón de plenos, la propia alcaldesa; la concejala de Sanidad y Consumo, Malu Martínez, y los portavoces de PP, Jaime Vega, y Extremeños, Joaquín Sarró.

Catalán de nacimiento, aunque moralo de adopción –llegó a Navalmoral en 1999 por el trabajo de su mujer en el hospital Campo Arañuelo- Eduardo Juliench lleva 30 años perteneciendo a Protección Civil y unos cuantos más como voluntario en anteriores colectivos.

Tres décadas de entrega a los demás, de manera altruista, quitando horas a su familia, como dijo Raquel Medina, además de destacar el prestigio del que goza la agrupación morala en la región en buena medida gracias al trabajo, la inquietud y la personalidad afable y emprendedora de su coordinador.

Unos elogios que repitieron Joaquín Sarró y Jaime Vega, para quienes Juliench y Protección Civil son «un ejemplo para todos», y Malu Martínez, haciendo ésta hincapié en la labor que han hecho desde que empezó la pandemia, y muy especialmente durante la campaña de vacunación en distintos escenarios.

El homenajeado -un hombre discreto y poco dado al protagonismo- agradeció la distinción y los halagos recibidos, que hizo extensivos a sus dos 'familias'. A su mujer y sus tres hijos por un lado, por su comprensión y apoyo en los momentos más difíciles, y a los voluntarios de la agrupación, por otro. Porque los considera así. Una familia.