En 2018 se recogieron 777 litros de lluvia por metro cuadrado, el 121% de lo que suele ser habitual

Domingo Quijada con los datos que recopila y difunde todoslos años /MAM
Domingo Quijada con los datos que recopila y difunde todoslos años / MAM

Domingo Quijada vuelve a resumir el año desde el punto de vista meteorológico

Miguel Ángel Marcos
MIGUEL ÁNGEL MARCOS

El 2018 fue un año «aceptable térmica e hídricamente», en el que se produjo la temperatura máxima absoluta desde que funciona la estación meteorológica de Navalmoral hace cuatro décadas. Fueron 44'4º el 3 de agosto, según se destaca en el habitual resumen que ha elaborado su responsable, Domingo Quijada.

En cuanto a temperaturas, la media global fue la misma que en el cómputo de los últimos 41 años, 16,9º. Por meses solo la sobrepasaron dos, agosto (+2'4º, el más caluroso, con 29'4º de media) y septiembre (+2'7º, el segundo más cálido). En el resto fueron inferiores, destacando febrero (-1'6º) y marzo, (-1'8º).

Quijada añade que se sufrió una sola 'ola de calor' en el verano, la primera semana de agosto, pero que fue «de aúpa con la temperatura máxima absoluta, 44'4º. Y dos olas de frío, ambas en febrero, al comienzo -aunque se libró el Carnaval, de milagro- y al final».

En su opinión el 2018 fue un año «bastante normal» en su conjunto, con sus »lógicas anomalías térmicas«.

Lluvia y otros fenómenos

En lo que se refiere a las precipitaciones, se recogieron 777 litros de lluvia por metro cuadrado, un centenar más que la media, 642. Especialmente generosas fueron en épocas clave como la primavera y el otoño, «aunque éste fue algo tardío».

En el total del año llovió el 121% de lo habitual, superando ampliamente la media marzo, abril, octubre y noviembre, siendo inferiores en mayo y junio. Todo ello hace que las reservas hídricas se hayan «recuperado bastante, por lo que no hay riesgo de desabastecimiento para el próximo verano. Además, soy bastante optimista respecto al nuevo año, porque no se auguran escaseces de precipitaciones a medio plazo», apunta Domingo Quijada.

El resumen se cierra con los habituales datos numéricos, de los que solo en un apartado los meteoros fueron inferiores a la media: los días de helada, 23, por 29 generalmente, ya que en noviembre y diciembre fueron mínimas. En el resto fueron superiores o iguales: días de lluvia (104, por 93), niebla (38, cuando suele haber 27), rocío (129, cuando la media está en 86) y granizo (4, el doble que lo usual). Los días de tormenta fueron idénticos, 10, y tampoco nevó, «lo que no debe extrañarnos mucho».

Por último, el conocido meteorólogo señala que dadas las generosas precipitaciones y la 'normalidad' de temperaturas la evaporación, 1.515 litros, fue inferior a la que reflejan las estadísticas de los últimos 41 años, 1.743 litros, mientras que la humedad relativa fue más alta que la media, el 55'9% frente al 54'8% por ciento generalmente.