Una nueva ordenanza municipal regula las terrazas con cerramiento

Una nueva ordenanza municipal regula las terrazas con cerramiento

La medida es recibida con escepticismo por algunos hosteleros, si bien están invitados a debatir su contenido

Miguel Ángel Marcos
MIGUEL ÁNGEL MARCOS

Favorecer la instalación de terrazas con cerramiento estable del tipo veladores, que carece de regulación actualmente, y eliminar arbitrariedades en la concesión de uso de suelo público a los hosteleros es el objetivo de la nueva ordenanza municipal.

Su contenido, cuyo borrador se encuentra expuesto en el tablón de anuncios de la web municipal y en el portal de transparencia de la misma, establece los requisitos que deben cumplir los establecimientos que quieran instalar este tipo de terrazas cubiertas, si bien ya hay varias en el casco urbano.

El título, 'Ordenanza reguladora de la ocupación temporal de terrenos de uso público con terrazas de veladores anejas a establecimientos hosteleros de carácter permanente', viene a resumir el contenido de la misma, así como uno de los principales requisitos. Este es que siempre deberá estar ligada a un establecimiento ubicado en un inmueble, legalmente autorizado, no teniendo cabida aquellos que cuenten con una autorización por un tiempo limitado por un acto festivo concreto.

El documento diferencia entre terrazas sin cerramiento estable y terrazas «con cerramiento estable a tres caras», entendiendo por tal «la terraza de veladores compuesta por elementos desmontables, cerrada en su perímetro, dejando cuando menos abierto su frente con el establecimiento y pudiendo ser cubierto».

Además de explicar en lo que consiste un velador a efectos de esta ordenanza (una mesa y cuatro sillas o bien una mesa alta y dos taburetes), explican que se podrán instalar protecciones laterales, transparentes u opacos, con una altura de entre un metro y un metro y medio.

Entre otros aspectos, la ordenanza recoge la posible instalación de tarimas y la obligatoriedad de salvaguardar el pavimento.

«Todas las terrazas deberán disponer de un sistema de protección del pavimento, acera u otro para evitar el deterioro de la misma. Este sistema consistirá en una lámina no permeable y no podrá adherirse al solado. Asimismo, todas las plataformas o tarimas deberán ir cerradas perimetralmente para evitar la acumulación de residuos debajo de las mismas», concluyen.

Cerramientos

En cuanto al cerramiento a tres caras, que se concederá de forma «excepcional» siempre y cuando su instalación no suponga un fuerte impacto visual, deberá estar formado «por cristal de seguridad o metacrilato y perfiles de acero, aluminio o materiales similares», con una altura comprendida entre los 2,5 y 3,5 metros. Estos cerramientos estables no podrán colocarse en aceras o zonas de tránsito peatonal, plazas peatonales, bulevares y parques públicos si su anchura es inferior a seis metros y medio.

Aunque esta nueva regulación es acogida con cierto escepticismo por algunos hosteleros, desde el Ayuntamiento se recuerda que están invitados a debatir el contenido del borrador, lo que también se hizo en la reunión que celebró el miércoles el Consejo Económico y Social.

 

Fotos

Vídeos