«Navalmoral necesita una vuelta», según el presidente local del PP

Jaime Vega acompañado por varios miembros de la junta local del PP /MAM
Jaime Vega acompañado por varios miembros de la junta local del PP / MAM

Los populares hacen un balance muy negativo de la gestión municipal en el año que termina y en lo que va de legislatura

Miguel Ángel Marcos
MIGUEL ÁNGEL MARCOS

El PP de Navalmoral cerró el 2018, informativamente hablando, con un desayuno de trabajo con los periodistas locales para hacer balance del año que termina y avanzar actuaciones de futuro. Ese balance no puede ser más negativo tanto a nivel municipal, por la falta de proyectos del equipo de gobierno, las partidas presupuestarias que se quedan sin ejecutar o su desatención a temas del día a día, como general, ya sea por el tren, la precariedad de la sanidad o la amenaza de cierre de la central nuclear de Almaraz.

Lo hizo su presidente, Jaime Vega, acompañado por varios miembros de la junta local. Vega calificó de «muy pobre» la gestión del gobierno que encabeza Raquel Medina, «que ni tiene proyecto para Navalmoral ni sabe qué tipo de ciudad quiere, dejando pasar tres años y medio sin hacer nada».

Vega insistió en que Navalmoral ha «encogido» en este periodo, no solo porque los servicios que presta van a peor, como la sanidad, sino también por las partidas que se dejan sin gastar de los presupuestos, que cifró en 1,4 o 1,6 millones de euros anuales, «cuando ese dinero se podría utilizar para tener una pavimentación correcta, más limpieza o que la iluminación de las calles no sea escasa y pobre».

Tampoco está de acuerdo con el funcionamiento del Consejo Económico y Social local, «porque no sirve para nada»; con la actividad cultural, «ya que ahora se gasta más dinero y hay menos teatro», o con planteamientos como el del Consejo de las Mujeres, que cree ahonda la brecha entre los géneros al excluir a los hombres, cuando entiende que éstos deberían participar para conseguir la verdadera igualdad.

Sin olvidar la falta de iniciativas empresariales o la situación de la Policía Local, «con una dotación mucho peor de la que presumen, sin pagarles el dinero que se les debe, porque la alcaldesa, que es la responsable de Seguridad Ciudadana, no ha hecho nada, salvo pasar de 40.000 a 140.000 euros la partida de los presupuestos de ingresos por multas». También insistió en la falta de transparencia del equipo de gobierno, al no facilitarles documentos que solicitan, como el informe sobre la Policía que han pedido en numerosas ocasiones.

Hospital, tren, central...

Eso en lo que se refiere a asuntos locales. Porque también abordó otros más generales, como el tren, el retraso de los juzgados o la depreciación de la asistencia sanitaria del hospital Campo Arañuelo por la ausencia de especialistas, sin que la Junta de Extremadura lo remedie ni el Ayuntamiento se lo exija.

«La hecatombe sería ya el cierre de la central nuclear de Almaraz, que supondría una subida del recibo de la luz, depreciar el valor de los bienes de la comarca o perder cientos de empleo, hundiendo a Navalmoral y a toda la zona», añadió.

Ante ese panorama -que lamentó no se ha tratado de revertir desde los presupuestos municipales- entienden que Navalmoral necesita «una vuelta para ser verdaderamente cabecera de comarca, sin dejar caer el hospital y los juzgados, y con una ciudad más limpia y atractiva. Pero para eso se necesitan ideas y determinación y este equipo de gobierno no las tiene».

Para terminar, se le preguntó por el candidato popular a la alcaldía, del que únicamente avanzó que se presentará en enero. Todo parece indicar que será el propio Jaime Vega.