Las firmas de HOY Navalmoral

La Coordinadora de Asociaciones organiza un acto sobre el tren

La Coordinadora de Asociaciones organiza un acto sobre el tren

En la tarde del martes se plantearán en la casa de cultura problemática y soluciones al paso del ferrocarril

Miguel Ángel Marcos
MIGUEL ÁNGEL MARCOS

'El ferrocarril en Navalmoral de la Mata: problemática y soluciones' es el título de la actividad que realizará en la noche del martes en la casa de cultura la Coordinadora de Asociaciones, con la presencia de representantes del Movimiento por el Tren Ruta de la Plata. Será a partir de las ocho, abierto a cualquier persona que esté interesada.

Con motivo de esa actividad nos ha parecido de interés recuperar el artículo de opinión que escribió para HOY José María González Mazón, delegado de Adenex, publicado en el último número de la edición mensual.

Moratoria al AVE. Por una red integral

La línea AVE se presentó y se vendió para sacar del aislamiento a la única región sin doble vía y sin electrificar en España. Suponía salir del atraso en comunicaciones y transportes. En realidad servía para unir Madrid con Lisboa y el plazo dado por el Gobierno de entonces fue el año 2010, que los más realistas anunciaban para el 2020.

De esta manera, con una sola línea electrificada, con doble ancho, a una velocidad de entre 300/350 kilómetros/hora y con tráfico mixto de mercancías y pasajeros, por fin el progreso iba a llegar a Extremadura. Por tanto había que eliminar los trazados antiguos para dejar paso al AVE, o al menos ir dejando que se deterioran por sí solos.

Extremadura podría permitirse el cerrar algunas de las grandes líneas en uso, como la de Valencia de Alcántara que ya nos conectaba con Lisboa o la línea de la Plata (Sevilla-Gijón) cerrada para el tráfico de mercancías en 1995 (para pasajeros fue en el año 1985), creando en su lugar vías verdes'.

Poco después, el recorrido definitivo desde Madrid, pasando por Talavera de la Reina, se convierte en LAV con velocidades entre 200/250 km/h dado el recorrido tan sinuoso que el propio Gobierno extremeño obliga a su paso por la región. Ya que pasa de largo, al menos que sirva para hacerlo por el máximo de ciudades extremeñas.

Entre tanto, en el 2008 el Gobierno portugués decide paralizar su proyecto de conexión frontera portuguesa en Caya con Lisboa. Cree prioritario el enlace con Salamanca para conectar Madrid y Lisboa.

El engaño continúa

Pero el engaño continúa y por eso proponemos su redefinición. Una moratoria que contemple la realidad efectiva tanto nacional como regional. Aunque se sigue denominando AVE, y sobrepasada ampliamente la fecha de inauguración del año 2010, los distintos gobiernos siguen ofreciendo para la región la solución milagro definitiva que solvente el atraso extremeño para el ferrocarril.

Pero a estas alturas del 2018 todavía nadie sabe las características definitivas del famoso tren AVE, aunque los ciudadanos sí conocen el progresivo deterioro de las redes convencionales aún en movimiento. Solo el tramo de Puertollano-Badajoz está poco a poco aprobado para su renovación y adecuación.

Ni siquiera está definido el movimiento de las mercancías en la red ferroviaria extremeña, con un polígono industrial abandonado en Navalmoral, otro en Mérida a la espera y el de Badajoz que únicamente genera titulares de prensa.

Seguir hablando del AVE en Extremadura y continuar dando fechas definitivas para el 2025 es continuar engañando en su definición misma. Porque el tren AVE por Extremadura no es una isla. Sin las conexiones con Madrid, que es el origen de la línea, no se puede vender como finalizado en su recorrido por la región. Parece definitivo que la línea sí será AVE hasta Toledo, pero desde allí conecta con LAV por Talavera y las cinco ciudades extremeñas hasta la frontera con Portugal. En 2017 comienza la tramitación de un nuevo proyecto en la parte manchega, pues han dejado caducar el anterior. Se prevé unos cinco años para su aprobación definitiva y poder, a partir del año 2022, la ejecución del tramo Toledo-Oropesa. ¿Cuántos años se precisarán?. Y mientras no esté terminado este tramo la línea Madrid–Badajoz no será una realidad, con las respectivas estaciones nuevas. ¿Alguien se atreve a decir una fecha?.

El tren AVE por Extremadura además de su propio recorrido por terminar, no tiene una definición rigurosa, y nadie sabe al final cuantas vías, si única o doble, va a tener cada tramo. Igual que precisa ser definido en cuanto al trasporte de mercancías. Adif cada día nos ofrece una solución distinta y disparatada al respecto. En un momento económico de déficit y en punto de quiebra que posiblemente adelante la privatización general ferroviaria, Extremadura precisa de una red de mercancías por ferrocarril que ahora soporta enteramente carreteras y autovías. La sostenibilidad ecológica y económica pasa por un transporte de mercancías por ferrocarril en un porcentaje de, al menos, el 20%. Y esto dentro de la malla regional ferroviaria.

Estaciones por definir

El tren AVE por Extremadura necesita definir sus cinco estaciones principales, Navalmoral, Plasencia, Cáceres, Mérida y Badajoz, sin definir completamente y necesarias para poner en servicio el tramo entero. Hasta el momento ningún proyecto de estación ha generado el consenso social, ni siquiera municipal. ¿Con qué fechas de terminación, cuando en algunas se están redactando nuevos proyectos? ¿Alguien se atreve a dar plazos? ¿Acaso el año 2020 es creíble?.

Teniendo en cuenta la tramitación administrativa, junto con el periodo de construcción de los tramos que faltan en Castilla-La Mancha y la construcción de sus estaciones, más las cinco en Extremadura, una fecha probable sería el 2040. Eso sin contar con las decisiones del Gobierno portugués, que ya ha manifestado un tren electrificado con velocidades de 160/200 km/h.

Dejemos, pues, de plantear un AVE y quedémonos con la situación real que Adif divulga: un TAP, un Tren de Altas Prestaciones. Es decir, una sola vía de ancho ibérico, solo para pasajeros (puesto que el transporte de mercancías no se define claramente), electrificada y con locomotoras diesel, con los sistemas de seguridad a punto y con unas estaciones remodeladas, para alcanzar velocidades medias de 200 km/hora.

Por todo ello, para el Movimiento en defensa del tren integral en Extremadura no se debe plantear que la sola línea del AVE acapare toda la inversión económica del corredor suroeste, sino crear una malla ferroviaria, de corta y media distancia, que sirva para comunicarnos dentro de un territorio muy amplio y cada vez con más baja población y con las comunidades vecinas y Portugal. La línea Valencia de Alcántara a Portugal y la Ruta de la Plata (Gijón-Sevilla) deben ser contempladas, igual que la renovación de las restantes: Mérida-Sevilla, Zafra-Huelva y Sintra-Badajoz-Puertollano.

El tener en cuenta a los ciudadanos en una democracia consolidada pasa por ofrecer más transparencia y una participación social activa. Solo así conseguiremos un modelo apto y adecuado a las necesidades reales del territorio, a sabiendas de que en el caso de Extremadura es único y singular. Este es el verdadero Pacto por el Ferrocarril.

 

Fotos

Vídeos