Cerrar la pista del colegio Campo Arañuelo costará 393.000 euros

Cerrar la pista del colegio Campo Arañuelo costará 393.000 euros

Las obras para 'crear' un nuevo pabellón cerrado se prolongarán ocho meses

Miguel Ángel Marcos
MIGUEL ÁNGEL MARCOS

El Ayuntamiento va a transformar la pista deportiva que se cubrió el año pasado en el colegio Campo Arañuelo en un nuevo pabellón cerrado, una vez que se lleven a cabo las obras que ha sacado a concurso. Tendrá un coste de 393.000 euros para ejecutar un proyecto redactado por Rafael Dávila y Rosa María Nuevo, según dio a conocer el portavoz municipal, Iñaki Rodríguez, al informar de la aprobación del expediente de contratación por parte de la Junta de Gobierno Local.

Esa nueva instalación ayudará a dar respuesta a la abundante demanda deportiva que existe en la población, «con los pabellones saturados», ya que si bien por la mañana será de uso escolar, en horario no lectivo se abrirá a toda la población. Esta actuación se une a otras mejoras que se han hecho a lo largo de la legislatura en infraestructuras deportivas, como la accesibilidad del pabellón del Molinillo o la reparación de la pista de atletismo, según apuntó el portavoz.

El proyecto contempla cuatro actuaciones fundamentales, sobre una superficie de 1.312 metros cuadrados. La primera, el acondicionamiento de la pista, que llevará pavimento vinílico indoor sobre una solera de hormigón y tendrá una altura de 6,6 metros. La segunda será el cerramiento, con ladrillo visto y ladrillo enfoscado para mantener la estética del colegio, con un acceso principal por la avenida del Magisterio y dos puertas de comunicación con el centro. También se harán vestuarios, almacén y cuarto para instalaciones.

Mejoras en el pliego

En el pliego del concurso se han introducido varias mejoras, en algunos casos exigidas de la Junta de Extremadura, que tiene que autorizar las obras, lo que ha retrasado la licitación. Son la ampliación del pavimento de la pista que quedará al descubierto, el traslado de las puertas de acceso, la instalación eléctrica y un muro de separación respecto al colegio.

Todo ello cuenta con el visto bueno de la asociación de madres y padres de alumnos y tiene un plazo de ejecución de ocho meses.