Carta abierta al servicio de Oncología del hospital San Pedro de Alcántara, de Cáceres

El autor del texto relata su experiencia en primera persona al acompañar a un amigo a sesiones de quimioterapia

La opinión de nuestros lectores

Pretendo que esta carta abierta llegue a todos sus destinatarios (el consejero de Salud, el director del hospital San Pedro de Alcántara, el jefe del Servicio de Oncología, al Defensor del Paciente de Extremadura y a todos los extremeños), a los primeros porque tienen que dar una explicación que podamos entender, y tomar las decisiones oportunas y urgente para solucionar la deplorable situación que a continuación relato, y a los extremeños (lo haré con la publicación en prensa de la presente), para que conozcan las lamentables condiciones que padecen los enfermos de cáncer que atiende este hospital, cuando tienen que someterse a sesiones de quimioterapia

Los enfermos que tienen que acudir, a recibir tratamiento de quimioterapia, al hospital san Pedro de Alcántara de Cáceres, están sufriendo maltrato (no son bien tratados), por falta de medios?, por falta de voluntad de los responsables del hospital?, por los recortes producidos por la crisis?, porque todos somos víctimas de un sistema inadecuado? Alguien tendrá que explicarlo.

No se puede entender que un enfermo de cáncer, que está soportando su enfermedad y los efectos secundarios de su tratamiento ( dolores, malestar general, vómitos, diarreas, llagas y las carga psicológica que conlleva...), además, tenga que soportar recorrer, en algunos casos decenas de kilómetros para acudir a su sesión de quimio, soportar esperas de hasta 12 horas en una sala de espera, adocenados, sin sitio, incómodos, muchos ratos de pie porque no hay sillas suficientes, mareados, sin el más mínimo confort esperando en horas interminables su turno para acceder al hospital de día y recibir al fin su medicación. No, no se puede entender, y alguien se lo tiene que explicar, clarito, para que lo entiendan, si es que se puede explicar y si es que se puede entender semejante maltrato.

Lo positivo, los médicos que atendieron a primera hora de la mañana, después de haber madrugado y recorridos esos kilómetros, una profesionalidad y un trato impecable, no sé cómo pueden soportar semejante situación, porque conocerla deben conocerla, imagino que como los enfermos son también presas del sistema. El personal del hospital de día, con las misma profesionalidad y buen trato, son capaces, incluso, de sacar una sonrisa a última hora de la tarde, cuando llegan por fin, ya casi rendidos y extenuados al sillón donde les espera, aún, las horas prescritas de quimioterapia.

Ahora queda volver a casa, ya podéis imaginar cómo, y en muchos casos en una ambulancia compartida haciendo turismo por todo el recorrido, repartiendo a los sufridos enfermos por los pueblos de la provincia. Difícil explicar esto, no lo hagan por favor, tomen decisiones y soluciónenlo, no por favor, por justicia. Nuestros enfermos de cáncer, son PERSONAS, y me duele el alma tener que decirlo, pero no me voy a callar, hubo ratos que pensaba que se les estaba tratando como ganado.

Esto lo he vivido el día 16 de Abril, cuando pasé desde las 8.30 (a las 9,30 ya lo habían evaluado los especialistas) hasta las 19, acompañando a un amigo para recibir su dosis de quimio. Nos levantamos a las 6 de la mañana, recorrimos los 120 Km. De Navalmoral a Cáceres y regresamos a casa pasadas las 8 de la noche, Os imagináis la jornada de mi amigo?, No cuento los detalles porque son realmente increíbles. No es esto maltrato. Pues eso. Solución ya!!.