Monchi recibe el último adiós de sus vecinos, consternados por su repentino fallecimiento

Juan Ramón Martín Dávila, que era su nombre aunque la mayoría no lo sabía, tenía 59 años

Monchi en uno de sus lugares favoritos, junto a la ermita de las Angustias
Sorpresa y tristeza

Se llamaba Juan Ramón Martín Dávila, aunque la mayoría no le conocía por su nombre. Para todos era Monchi, que nos dejó en la madrugada del viernes al fallecer de manera repentina con solo 59 años y con muchas noticias todavía por contarnos.

Y lo curioso es que se lo anticipó a algunos de sus conocidos, como viendo venir la muerte, diciéndoles que "iban a perder pronto a un amigo".

Pero nadie le creyó, porque siempre estaba con sus bromas y sus historias. O recordando los cumpleaños, que para eso tenía una memoria privilegiada. O diciéndonos cada vez que nos cruzábamos que compraba el HOY todos los días... menos los domingos porque era más caro. O preguntando por las promociones del periódico...

O siendo el primero en informarnos de quien había fallecido o de las cosas que pasaban en Navalmoral, ya fuera desayunando en el bar Morales o sentado tranquilamente en un banco junto a la ermita de las Angustias o en la plaza de Comillas.

El viernes, por desgracia, el fallecido fue él, Monchi, para sorpresa y tristeza de quienes le conocían y le apreciaban, que éramos muchos, y que a buen seguro le arroparán en su último adiós, al mediodía en la iglesia de San Andrés.