Los nuevos vigilantes municipales trabajan en turnos de mañana y tarde

28 de los 40 contratados dentro del plan local de empleo forman la 'patrulla verde'

Dos de los integrantes de la patrulla ante uno de los contenedores más conflictivos
Se dedican, sobre todo, a la recogida de basura y las cacas de perros

"Este es de los contenedores que peor está siempre, y del que se puede sacar cualquier cosa", le decía en la mañana del viernes uno de los integrantes de la nueva 'patrulla verde' a un compañero en las traseras del colegio El Pozón. Esa patrulla la forman 28 de los 40 desempleados de larga duración que se incorporaron el día 1 al Ayuntamiento dentro del plan local de empleo.

Vigilantes municipales ya ha habido en más ocasiones, y aunque normalmente se cuestiona su eficacia el equipo de gobierno ha decidido repetir por entender que sigue siendo necesaria su presencia en la calle, aunque solo sea para disuadir a los vecinos que depositan bolsas de basura en los contenedores fuera del horario o que no recogen las cacas de sus perros. De ahí que estén, sobre todo, en plazas, parques y jardines, según explicaba a HOY el concejal de Infraestructura, Miguel Ángel Sierra.

"Realmente son peones de servicios múltiples, que ocupa gente que lleva tiempo sin trabajar. De los 40 desempleados que se han contratado 28 estarán pendientes de contenedores, parques o jardines para intentar que la gente respete tanto la recogida de residuos sólidos como que entienda que un perro no puede estar cagándose por todos sitios".

Buscando que el servicio sea lo más eficaz posible se han implantado turnos de mañana y tarde, con tres parejas por turno, que recorren las cuatro zonas en las que se ha dividido el casco urbano. A diario trabajan de seis de la mañana a una y media y por la tarde de seis y media a doce de la noche en los meses de verano. También hay vigilantes los fines de semana.

Unos horarios que pueden parecer extraños, pero que tienen su por qué, como aclara Sierra. "La gente tiene mucha costumbre, por ejemplo, de pasear a los perros antes de irse a trabajar o después de volver; igual que de tirar la basura".

Pueden avisar a la Policía

Antes de empezar su tarea se dio una charla a los integrantes de esas patrullas para que puedan informar a los vecinos de qué material se puede tirar en cada contenedor o el horario que tiene. Pero además de informar podrán proponer sanciones para aquellos que sean advertidos de que incumplen las normas y no les hagan caso. Aunque lógicamente no serán ellos, sino que tienen la potestad de llamar a la Policía Local para que lo hagan.

Los doce operarios restantes del plan de empleo se han destinado a otras ocupaciones, como conserjes en las instalaciones deportivas para que puedan estar más tiempo abiertas o reforzar servicios que en verano disminuyen sus efectivos por las vacaciones, como la cuadrilla de obras o los jardineros.