La central nuclear de Almaraz realiza el simulacro anual de emergencia interior

Se han simulado dos incendios, uno en cada unidad, en cuya extinción han resultado heridos cinco trabajadores

Reunón en el Centro de Coordinación Operativa de Cáceres

La Central Nuclear de Almaraz ha realizado el jueves el preceptivo simulacro anual, conforme a los requerimientos establecidos en su Plan de Emergencia Interior, con la participación del Centro de Coordinación Operativa (CECOP) de la Subdelegación del Gobierno en Cáceres y de la Organización de Respuesta ante Emergencias del Consejo de Seguridad Nuclear (CSN). 

La subdelegada del Gobierno en Cáceres, María Jerónima Sayagués, se puso al frente del CECOP pocos minutos después del inicio del simulacro, que tuvo lugar a las 10 horas de la mañana. El Centro de Coordinación ha estado formado también por el jefe de la Unidad de Protección Civil de la Subdelegación del Gobierno, Javier Sánchez, y responsables del Servicio Extremeño de Salud (SES); el 112; el CSN y de la Guardia Civil. 

La subdelegada ha destacado la importancia de la celebración de estos simulacros anuales por cuanto contribuyen a poner a prueba los mecanismos de respuesta tanto de la central como los externos y a mejorar las deficiencias que se pudieran observar.

Por su parte, el CSN ha participado en el ejercicio, tanto desde la Sala de Emergencias (SALEM) como desde el CECOP de Cáceres, realizando el seguimiento de la instalación y de las actuaciones del titular para la recuperación de las condiciones de seguridad y para la adopción de medidas de protección radiológica.

El ejercicio se inició con la declaración de una prealerta de emergencia debida a daños en el combustible en la unidad II. Durante el ejercicio se han simulado dos incendios, uno en cada unidad, en cuya extinción han resultado heridos cinco trabajadores. Uno de ellos fue trasladado al hospital de Navalmoral de la Mata y el resto fueron atendidos por el servicio médico de la planta. Este servicio además trató a un trabajador que resultó contaminado.

A lo largo del simulacro se llegó a declarar la Emergencia General (Categoría IV) del  Plan de Emergencia Interior debido a la pérdida temporal de capacidad de refrigerar el reactor de la unidad I.

Confinamiento de la población

Ante esta situación, y siguiendo criterios radiológicos, el Consejo de Seguridad Nuclear ha recomendado a la Subdelegación del Gobierno de Cáceres el confinamiento de las poblaciones situadas en un radio de 3 kilómetros, ampliado hasta 5 kilómetros para las que están localizadas en la dirección del viento (suroeste, oeste y oeste-suroeste). Para esta última zona se recomendó la preparación de profilaxis radiológica y una posible evacuación.

Como medida adicional también se sugirió la preparación de las Estaciones de Clasificación y Descontaminación y el CSN activó los apoyos externos para la realización de los controles radiológicos pertinentes.

Durante el simulacro, que ha finalizado a las 14,35 horas, el Consejo ha llegado a activar a los grupos de apoyo de la Sala de Emergencias tal y como requiere el modo 2 de su Organización de Respuesta ante Emergencias.

Sucesos de esta naturaleza habrían sido clasificados como Incidentes Importantes de nivel 3 en la Escala Internacional de Sucesos Nucleares.