El grupo popular rechaza "por responsabilidad" la moción del PSOE sobre el IBI

También se aprobó rescindir el contrato a la empresa urbanizadora de las unidades de actuación 14 y 15

Las nuevas urbanizaciones se deterioran día tras día
Pleno ordinario

El Ayuntamiento de Navalmoral busca soluciones a la situación por la que atraviesan desde hace tiempo las urbanizaciones que se han hecho entre los barrios de El Cerro y la Paz y la antigüa carretera Nacional V, las unidades de actuación 14 y 15. La mejor que han encontrando los servicios jurídicos municipales es la rescisión del contrato con el agente urbanizador y tirar de los avales que presentó en su día para reparar lo que está deteriorado y terminar lo que todavía falta.

Esa rescisión fue el asunto más novedoso de los abordados en el pleno ordinario que celebró el lunes la Corporación Municipal, y que se aprobó de forma abrumadora al sumarse a los votos de los concejales del PP los ediles del PSOE y el Grupo Independiente. Únicamente se opuso Paulino Luna, de IU, que ve "muchas dudas" y que cree que la solución saldrá, una vez más, del bolsillo de todos los vecinos.

Sin embargo el portavoz popular, Pepe Pascual, dijo que precisamente se trata de lo contrario, de salvaguardar los intereses de los vecinos, y que además lo que se debatía en ese momento era únicamente dar un plazo de quince días al agente urbanizador, González Peraleda, y al avalista, Caja de Extremadura, para que presenten alegaciones.

Después, a preguntas de los informadores, explicó que los servicios técnicos y jurídicos llevan mucho tiempo buscando una solución a la ralentización y posterior paralización de las obras, que recordó tenían que estar entregadas al Ayuntamiento desde hace varios años. La mejor opción que han encontrado es la rescisión del contrato, ejecutando los avales presentados para afrontar el coste que tenga la reparación de lo que está deteriorado y lo que todavía falta por hacer, y que entre las dos unidades de actuación ronda los 400.000 euros.

El pleno también aprobó definitivamente la nueva tarifa del agua, tras desestimar las alegaciones presentadas por la Unión de Consumidores de Extremadura, y rechazó la moción del grupo socialista que pedía que se reintegre la cuota a abonar por el IBI por vivienda habitual a las familias que se encuentren en riesgo de exclusión social.

Por responsabilidad

Pepe Pascual explicó que se rechazaba "por responsabilidad" y por las dudas que tienen sobre su aplicación, además de recordar que el IBI responde a una realidad patrimonial y que unos tienen más que otros. "Una cosa es favorecer a quien lo necesite verdaderamente y otra dilapidar el dinero dándoselo a gente que realmente no lo necesita", afirmó, poniendo como ejemplo el abuso que se produjo en la primera etapa del comedor social antes las dificultades que tiene el Ayuntamiento para comprobar ese tipo de situaciones. "Hay que pensar en más cosas que en quedar bien con la gente", añadió.

La portavoz socialista, Raquel Medina, lamentó que el grupo popular no apruebe ninguna de las propuestas que hacen en materia social, como ésta del IBI o las anteriores sobre el copago farmacéutico o la creación de un plan de empleo, a pesar de decir que se ayuda y se está dispuesto a ayudar a los vecinos que lo necesiten.