El Ayuntamiento advierte de los riesgos de comprar cerezas en la calle por no tener registro sanitario

Dos conductores han sido denunciados por conducir con más alcohol del permitido

Pepe Pascual, concejal de Tráfico y Seguridad Ciudadana, hizo un llamamiento a la responsabilidad de los vecinos
Parte policial

El primer teniente de alcalde y concejal de Tráfico y Seguridad Ciudadana, José Demófilo Pascual, ha alertado a los vecinos sobre los riesgos que supone adquirir cerezas en la calle, lo que suele ser habitual en esta época del año, al no tener ningún control sanitario puesto que se venden al margen de la legalidad sin conocer su procedencia.

Así lo ha dicho después de dar a conocer la incautación de unos 60 kilos de cerezas a varios vendedores ambulantes en distintos puntos del casco urbano durante el fin de semana, sobre todo en el entorno de la zona de las Minas y la calle Puerto Menga. Además en el caso de un vendedor concreto se ha propuesto una sanción por insultos a agentes de la autoridad al increpar a los policías cuando le requisaron el material.

Fue ahí cuando el portavoz municipal hizo un llamamiento a la responsabilidad de los vecinos para que no compren las cerezas que les ofrezcan por la calle vendedores ambulantes, por entender que se arriesgan a tener algún problema al carecer de registro sanitario.

Dos conductores denunciados

El parte policial de los últimos días se completa con la denuncia a dos conductores que circulaban de forma temeraria y con unos niveles de alcohol por encima de lo permitido. Al primero se le detectó en la avenida de las Angustias y se le pudo detener después en la antigua carretera Nacional V, cerca de los pozos de la Retuerta, sobre las dos y media de la tarde. Curiosamente a ese mismo conductor, de algo más de 20 años, la Policía Local ya le había advertido por la mañana que no debía consumir alcohol en la calle, como estaba haciendo, y que no podía conducir en esas condiciones. Sin embargo lo hizo, dando 0,60 en la primera prueba de alcoholemia y 0,56 en la segunda. Por ello se le impondrá una multa de 500 euros y la retirada de 6 puntos del carnet de conducir, a lo que hay que sumar otros 300 euros por consumir alcohol en la vía pública.

El segundo conductor además de la sanción administrativa ha tenido que pasar por un juicio rápido al ser acusado de un delito contra la seguridad vial, tras arrojar niveles de 0,93 y 0,80 en la prueba de alcoholemia a que fue sometido. Circulaba en zig zag entre las calles Antonio Concha, Cruz del Rollo y Genaro Cajal, con grave peligro para los viandantes y para el resto de automovilistas. Como mínimo tendrá que hacer frente a una multa de 500 euros y a la retirada de 6 puntos.

Por último el concejal de Tráfico y Seguridad Ciudadana informó que se había trasladado a la Fiscalía de Menores el caso de dos jóvenes de 15 y 16 años a los que se sorprendió en el interior de una vivienda deshabitada en la calle Jacinto con dos planchas dentro de una mochila, que el propietario de la casa reconoció eran suyas. Además la puerta de entrada estaba forzada. La excusa que pusieron es que habían entrado a hacer sus necesidades.