Varios senderistas del CECA van a Guadalupe en poco más de 19 horas

Solo pararon un par de horas para descansar en Robledollano

Dos de los participantes en la ruta a Guadalupe bajo la luz de la luna
De un tirón

No se trata de una de las pruebas de 100 kilómetros en 24 horas que tanto proliferan en los últimos tiempos por todos los rincones del país, pero se queda muy cerca. De hecho solo les han faltado 14 kilómetros para llegar a los 100 a los senderistas locales, integrantes del Centro Excursionista del Campo Arañuelo, que hicieron la machada de cubrir en poco más de 19 horas los 86 kilómetros que separan Navalmoral de Guadalupe por caminos.

Una actividad que vienen repitiendo en los últimos años con distinta participación, puesto que esa distancia en una sola jornada no está al alcance de cualquiera, ya que requiere una preparación previa y resistencia al cansancio y al sufrimiento.

Los andarines moralos iniciaron su recorrido en torno a las siete de la tarde en Navalmoral, para marchar hacia Millanes, las Casas, Belvís de Monroy y la presa de Valdecañas, casi siempre por caminos salvo un tramo obligado por carretera al no existir otra alternativa. Desde la presa se dirigieron al camino de Fresnedoso de Ibor y de ahí a las Herrerías de Campillo, ya de madrugada, acompañados por una esplendorosa luna llena. Su destino era Robledollano, a donde llegaron cerca de las seis de la mañana, haciendo una parada de unas dos horas para descansar en una nave cedida por un vecino.

Con las primeras luces del sábado retomaron su camino abandonando Robledollano para seguir por el valle del río Viéjar y la ruta de Alfonso Onceno, hasta llegar a Guadalupe alrededor de las dos y media de la tarde. Cansados, pero satisfechos y dispuestos a repetir.... pasadas unas semanas.