El Ayuntamiento retira las mesas de fumadores de la calle por los excesos cometidos

Se quiere regular su uso para evitar que se conviertan en terrazas encubiertas o impidan el paso de viandantes

Las terrazas, como ésta de Moya, tienen una situación diferente
Los hosteleros deben hacer propuestas

Las mesas para fumadores a las puertas de bares y cafeterías, que autorizó el Ayuntamiento de Navalmoral cuando entró en vigor la ley anti-tabaco para facilitar que los clientes pudieran salir a la calle a fumar sin perjudicar a los establecimientos ni ensuciar el entorno, se habían convertido, en muchos casos, en mesas de terraza encubiertas que dificultaban el paso de los transeúntes.

De ahí la decisión de la concejalía de Tráfico y Seguridad Ciudadana de retirarlas todas y permitirlas según las características de cada local, lo que no ha gustado a algunos hosteleros, que entienden que últimamente todas las medidas municipales van en contra del sector. La decisión la explicaba el titular de la concejalía, Pepe Pascual, en respuesta a esas quejas.

«A partir de aprobarse la ley anti-tabaco se planteó un problema para los bares, en el que el Ayuntamiento quiso meterse lo menos posible siempre y cuando se mantuviesen unos límites. Esos límites se han sobrepasado, porque algunos empresarios no lo están utilizando para el uso que se permitía. Por eso es necesario regularlo adecuadamente. Porque hay sitios donde se están utilizando como mesas de terraza normales cuando no lo son o impiden el paso por las aceras, anulan aparcamientos o crean problemas de seguridad al poner toneles en la calle con maderas, sin autorización alguna, por donde pasan coches".

Ante ese cúmulo de incumplimientos se ha optado por retirar todas esas mesas, dando instrucciones a la Policía Local de avisar a los bares para que las quitaran en un plazo de 24 horas. A partir de esa decisión no habrá una regulación general, sino que cada hostelero presentará una propuesta concreta de qué es lo que quiere hacer, en función de la disponibilidad que tiene, para ver si se autoriza o no.

Regulación necesaria

Tras conocer esas explicaciones se preguntó al concejal si la retirada de las mesas no va a suponer que los lugares donde se fuma se llenen de colillas. Algo que Pepe Pascual no comparte, puesto que asegura que en muchas ocasiones pasa cerca de mesa de fumadores y el suelo está lleno de restos de cigarros.

«Los ceniceros de pie se pueden seguir poniendo, afirma. De lo que se trata es de evitar que se pongan mesas, bidones o maderas donde no se puede. Habrá que ir recibiendo lo que plantea cada uno y de esa forma saber qué es lo que busca. Si facilitar un sitio para que la gente fume a la puerta de su local o montar una terraza en un sitio donde no se puede autorizar. Porque eso no lo vamos a permitir», insiste.