El alcalde de Millanes denuncia a dos vecinos por insultos, amenazas e intento de agresión

Es el tercer alcalde del Campo Arañuelo que sufre un incidente parecido

Mariano Catalina, alcalde de Millanes
En el pleno

El alcalde de Millanes, Mariano Catalina, del PP, ha denunciado ante la Guardia Civil a dos vecinos del pueblo, "que ni siquiera están empadronados', por insultos, amenazas e intento de agresión durante el transcurso de un pleno ordinario. Se trata de un matrimonio de mediana edad que reside en Madrid, pero que tiene casa en el pueblo, de donde es natural la mujer, y que se desplaza con frecuencia para pasar los fines de semana.  

Catalina explica que además de unos "roces previos", el viernes por la mañana ya tuvieron un encontronazo en la calle, al salir en defensa de unos trabajadores que realizan unas obras de la Diputación Provincial con los que asegura lleva metiéndose bastante tiempo. "Posiblemente no le guste la actuación que estamos haciendo, pero eso no le da derecho a ir a increpar a los trabajadores. Yo le dije que la quejas me las debe dar a mi y que fuese la última vez que se metía con los operarios. A raíz de ahí empezamos a discutir, amenazándome con abrirme la cabeza. También salieron la mujer y la hija increpando más. Entonces me fui, porque no quise entrar en más discusiones".

Pero lejos de terminar ahí lo ocurrido se extendió al pleno que se celebró por la noche, al presentarse el matrimonio en cuestión "cuando antes nunca habían ido". El alcalde señala que una vez que se debaten los puntos del orden del día da la palabra a los vecinos. Entonces sacaron un programa electoral del año 2007 diciendo que había incumplido algunas cosas y que no informaban de los plenos, "cuando están establecidos desde el principio, como le dije. Se pusieron muy nerviosos y empezaron a insultar y a amenazar en un plan muy agresivo. Gracias a la intervención de los vecinos y de los concejales de la oposición -que estuvieron bastante correctos- no pasó nada, porque cuando ya se iban el hombre se dio la vuelta corriendo y se tiró sobre la mesa para pegarme, aunque no llegó a tocarme".

Todo ello lo ha puesto en conocimiento de la Guardia Civil para evitar que se repita. En ese sentido afirma que no tiene temor, aunque cree que las cosas están llegando demasiado lejos, porque en definitiva los alcaldes o concejales son unos vecinos más que lo único que hacen es trabajar por su pueblo. "Es gente que parece que no está de acuerdo con que ganásemos las elecciones, pero esto no son formas", añade.

Por último, destaca que una de las primeras llamadas que recibió para darle su apoyo fue del anterior alcalde agredido de la comarca, Aniceto González, de Majadas de Tiétar.

Adoptar medidas

Poco después de conocerse el incidente vivido por Mariano Catalina, la presidenta de la Mancomunidad de Municipios del Campo Arañuelo, Sabina Hernández, y el presidente de Arjabor, la asociación para el desarrollo de la comarca, Raúl Miranda, hicieron público un comunicado para condenar la agresión verbal y las amenazas.

Según manifiestan lo ocurrido no hace más que aumentar el número de cargos electos que han sufrido agresiones en el entorno, como la propia Sabina Hernández por parte de un vecino de Almaraz, de donde es alcaldesa. De ahí que soliciten que se tomen las medidas oportunas desde las diferentes administraciones "para evitar que las personas que atentan contra cargos electos puedan salir indemnes de tan lamentables actos".

Además avanzan la posibilidad de crear de forma urgente una mesa, con representantes de la mancomunidad, de Arjabor, de los ayuntamientos y de los agentes sociales, para "tratar la extrema gravedad del acoso que se sufre por ser un cargo electo y buscar vías que garanticen el correcto funcionamiento de las instituciones y de los miembros electos que las representan, en colaboración con las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado".