Noemí García Jiménez edita un detallado estudio sobre los molinos de Toledo

El libro se presentó en la tarde del lunes en la Biblioteca de Castilla-La Mancha

La autora en la fotografía publicada en La Tribuna de Talavera.es
Estreno de la escritora local

"Sería muy positivo para la ciudad de Toledo que el Ayuntamiento señalizase los restos de sus antiguos molinos. Eso contribuiría no solamente a conocerlos, sino también a conservarlos en mejor estado».

Noemí García Jiménez, bióloga morala especialista en el estudio de los molinos, presentó en la tarde del lunes en la Biblioteca de Castilla-La Mancha el libro 'Los molinos de Toledo. De producción de harina a generación de electricidad', publicado por la editorial Ledoria dentro de su colección 'Toledo en tu mano'.

Se trata de un volumen de 103 páginas dividido en tres apartados principales, 'El río Tajo y los toledanos', 'Los molinos hidráulicos de la ciudad de Toledo' y 'Situación, descripción y evolución de las aceñas y los molinos harineros', más un cuadro sinóptico y una bibliografía.

Su autora, que residió varios años en Toledo por motivos laborales, destacó, en primer lugar, el gran desconocimiento que existe en la ciudad sobre este tipo de estructuras. «Mucha gente cree que los tajamares de las Aceñas del Daican -situado a la altura del antiguo convento franciscano de San Gil, sede de las Cortes de Castilla-La Mancha-, por ejemplo, son los restos de algún puente».

Sin embargo, son nada menos que trece (de un total de diecinueve) los molinos harineros que es posible identificar entre Safont y la Fábrica de Armas. De algunos de ellos dio noticia el historiador Julio Porres (1922-2011), especialista no solamente en la evolución urbana de la ciudad, sino también en el estudio de estructuras hidráulicas como el Artificio de Juanelo.

Muchas horas de trabajo

La consulta de su obra fue el punto de partida para Noemí García Jiménez, quien posteriormente invirtió muchas horas de trabajo en archivos como el de la Catedral y el Municipal. El resultado es una publicación con la que Ledoria, la editorial que dirige Jesús Muñoz, reitera su compromiso con el pasado de la ciudad y el entorno del río. Un elemento al que la ciudad de Toledo suele dar la espalda y que tiene en este didáctico estudio una buena guía para el conocimiento de unas estructuras tan desconocidas como esenciales para el día a día de la ciudad histórica.