Patrimonio y Guardia Civil investigan el derribo de una columna de los Mármoles de Talaverilla

El entorno monumental lleva años abandonado por las instituciones

La columna romana lleva días 'partida' en tres trozos
Vandalismo

La dirección general de Patrimonio del Gobierno de Extremadura ya tiene conocimiento de lo ocurrido recientemente en el entorno de los Mármoles de Talaverilla, donde una de las columnas situadas entre el arco romano y el río Tajo ha sido derribada. ¿Inclemencia del tiempo o vandalismo?, se preguntaba Amador González Serrano en la fotografía que publicó en la sección de Lectores de la nueva edición local del diario HOY en Navalmoral de la Mata.

La pregunta se hacía, evidentemente, con ironía, puesto que parece claro que la lluvia o el viento de algunos días de la pasada Semana Santa no son suficientes para derribar unas piedras que llevaban allí medio siglo erguidas, como orgullosas de su pasado, y que antes estuvieron en su emplazamiento original de Talavera la Vieja. Por eso vecinos de poblaciones del entorno que tienen un enorme aprecio por esos restos, en buena medida por ser hijos o descendientes de hijos de Talaverilla, pusieron lo ocurrido en conocimiento tanto de la Guardia Civil -que lo investiga- como de la dirección general de Patrimonio.

En éste último caso ha sido Felipe Rubio, a quien la directora general del área le dijo meses atrás que habían empezado a ocuparse del abandono histórico que sufren los Mármoles para tratar de dar a ese recinto algún tipo de protección, como a buen seguro tendría desde hace tiempo en otras zonas de España donde son mucho más respetuosos con su pasado. Lo que ocurre es que promesas ya ha habido varias en los últimos años y actuaciones, por desgracia, ninguna.