El número de usuarios del centro de servicios sociales va en aumento año tras año

En 2012 pasaron por sus dependencias cerca de 6.800 usuarios, 580 más que el año anterior

Rafael Mateos al término del pleno conversando con el concejal socialista Iñaki Rodríguez
EFECTOS DE LA CRISIS

Cerca de 6.800 personas fueron atendidas en el centro municipal de servicios sociales de Navalmoral a lo largo del 2012. Es la mayor cifra de usuarios de los últimos años, y probablemente la mayor desde que funciona el centro, como consecuencia de la crisis que azota a una parte de la población. Los datos lo dio a conocer el alcalde, Rafael Mateos, en el pleno celebrado el lunes en respuesta a varias preguntas que formuló el grupo municipal socialista en una sesión anterior.
Según esos datos en 2012 el número de usuarios del centro fue de 6.792 sumando los distintos programas y actuaciones que se llevan a cabo, de acuerdo al diario de campo de los profesionales que allí trabajan, frente a los 6.231 del 2011 y los 6.044 del 2010.
También pidió a los técnicos cifras de años anteriores, que reflejan que la subida de personas que pasan por sus dependencias viene siendo permanente desde que empezó la crisis, puesto que en 2007 fueron 5.224, en 2008 5.568 y en 2009, 5.571. De las personas atendidas el año pasado una gran mayoría fueron mujeres, 4.594, frente a 2.198 hombres.
En cuanto a los trabajadores que han dejado de prestar servicio en el centro, en relación con enero del 2012 ,el alcalde dijo que solo había sido uno, ya que si bien es cierto que se han suprimido dos puestos de dos programas que no se renovaron, se incorporó uno para cubrir parte de esas necesidades.
La última pregunta del PSOE estaba relacionada con los programas a los que se acogió el Ayuntamiento en 2012 y los que se van a solicitar a la Junta de Extremadura en 2013, insistiendo Rafael Mateos en lo anunciado semanas atrás por el portavoz municipal con los mismos argumentos. Que no se renovarán los de Inmigrantes y Población Gitana por entender el equipo de gobierno que no se necesitan programas específicos para sectores concretos de la población, puesto que los profesionales que trabajan en el centro atienden a todos los vecinos que acuden a exponer una necesidad o a solicitar ayuda al margen de su raza, color o sexo.