Los grupos municipales mantienen las asignaciones al rechazar la moción de IU

El alcalde aprovecha el debate para reivindicar la dignidad de los políticos locales

El pleno de marzo se prolongó durante más de dos horas y media
PLENO ORDINARIO

Paulino Luna contra todos. O mejor, todos contra el concejal de IU en el debate de las dos mociones que defendió en el pleno ordinario que celebró ayer la Corporación Municipal. Y es que no solo recibió las críticas del equipo de gobierno del PP, sino también del resto de la oposición, PSOE y Grupo Independiente. En ambas mociones el resultado de la votación fue el mismo: Luna contó con su único voto, frente a nueve en contra de los concejales del PP y seis abstenciones, tres del Grupo Independiente y tres del PSOE, ya que en ésta formación faltó Juan Carlos Maestro.
En la primera moción pedía que se incremente "todo lo que se pueda" el Fondo de Contingencia, dotado ahora con 800.000 euros, para destinar ese dinero a evitar desahucios, a conceder créditos o trabajo a los vecinos que están en peor situación y a garantizar el poder adquisitivo de los trabajadores municipales. En la segunda propone que se elimine la asignación mensual que reciben los grupos municipales (621 euros el PP, 328,50 el PSOE y 270 los independientes) y que se rebaje a la mitad la retribución por asistencia a órganos colegiados.
El más crítico fue el acalde, Rafael Mateos, que insistió que le había indignado el contenido de las mociones, que en el caso del Fondo de Contingencia plantea destinar recursos "a cosas que la ley dice que no se pueden destinar", además de recordar que son tan sensibles como Luna a los problemas de los vecinos, como demuestra la creación del comedor social. Para la portavoz independiente, Ángela Miguel, era "muy bonito" lo que pedía, pero cree que el Ayuntamiento "no puede resolver esos problemas", mientras que Raquel Medina, del PSOE, lamentó que sus propuestas "carecieran de contenido concreto".
Paulino Luna se cuestionó entonces si merece la pena ser concejal si no se puede hacer nada para ayudar a la gente que lo necesita, y si hay que limitarse a cambiar una farola o a programar una obra de teatro, "en lugar de acercarse a los problemas reales de los vecinos".
Políticos locales
El mismo rechazo encontró en la segunda moción, cuyo debate aprovechó el alcalde para lanzar un alegato a favor de alcaldes y concejales, por entender que hay que "dignificar la labor de los políticos locales". Mateos considera que lo que pide IU es una "absoluta demagogia, con la que pretende coartar la libertad de los ciudadanos para presentarse a unas elecciones si saben de antemano que no van a recibir retribución de ningún tipo, por mínima que sea, para compensar su trabajo. Porque entonces solo se podrían presentar jubilados y poco más".
Con anterioridad Ángela Miguel manifestó que son los primeros en decir que no quieren el dinero que perciben "si de verdad va a solucionar el problema de algún moralo", pero al mismo tiempo apuntó que tampoco sería de recibo que tuvieran que pagar de su bolsillo el teléfono o las fotocopias, que es a lo que destinan lo que reciben como grupo. Después Raquel Medina le achacó que no se hubiera reunido con los grupos antes de hacer la propuesta, puesto que son los afectados y no el propio Luna al no tener grupo, y que sin esa asignación no se podría hacer labor de oposición.
El representante de IU respondió que la prueba de que sí se puede hacer oposición es él mismo, que no recibe nada como grupo y es quien propone que se rebaje a la mitad la asistencia a los órganos colegiados. En ese sentido indicó que no quiere vivir de la política y que le basta con resarcirse de los gastos que le ocasiona tener que dejar su trabajo y desplazarse para estar en plenos o comisiones, y con el 50% entiende que sería suficiente.
El debate lo zanjó el alcalde afirmando que "por dignidad de los políticos locales no se puede aceptar la moción".